Amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 125 (31071 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

EL HIJO SECRETO DEL MAGNATE
CATHY WILLIAMS

ARGUMENTO

El guapísimo millonario Dominic Drecos había jurado mantenerse alejado de las mujeres... hasta que encontró a la mujer más bella que había visto en su vida y decidió que tenía que conquistarla. Matilda Hayes era realmente bella, pero también le había dejado muy claro que estaba fuera de su alcance. Sin embargo Dominic no era delos que se rendían y Mattie no tardó en caer rendida a sus encantos. Ella jamás había sentido una atracción tan arrolladora... Pero entonces descubrió la increíble noticia...
Aquel hombre no era sólo su jefe..
. también era el padre de su futuro hijo

Capítulo 1
D OMINIC Drecos no había creído que un sitio así le fuera a gustar.
De hecho, siempre había criticado a los grandes hombres deempresa que fingían tener familias felices y se escapaban a discotecas como aquella en cuanto podían para, a cambio de una copa muy cara, ver a chicas casi desnudas.
Pero no había podido librarse. Un importante cliente, junto con sus dos contables y tres directores, habían insistido.
Querían conocer la noche londinense y no se referían a cenar en un buen restaurante de Knightsbridge y dar una vueltapor Piccadilly Circus. Tampoco una noche cultural en uno de los teatros de Drury Lane, claro.
-¿Y dónde los llevo? -le había preguntado a su secretaria-. ¿Tengo yo pinta de ir a sitios así? Antes de contestar a esa pregunta, recuerda que tu trabajo podría estar en peligro -había sonreído a su secretaria de cincuenta y cinco años-. ¿Tú conoces algún sitio?
-A las abuelas no nos dejan entrar,señor Drecos
-había contestado Gloria-, pero ya me encargaré de preguntar por ahí y le prometo que le encontraré un sitio adecuado.
Y así había sido.
Menos mal que Gloria había encontrado un local en el que no había bailes eróticos sobre las mesas ni escenas de desnudo enjaulas.
De hecho, Dominic miró a su alrededor con la consabida copa de champán en la mano y pensó que el local no era demasiadosórdido.
Había poca luz, eso era cierto, pero la comida era pasable y las copas, aunque le iban a costar una fortuna, eran de alcohol bueno. Además, parecía que su cliente se lo estaba pasando en grande.
Las preciosas camareras que desfilaban ante ellos eran maná para su alma cansada. Dominic Drecos había decidido no volver a tener nada con una mujer. Le bastaba recordar a su ex novia paratener sudores fríos, a pesar de que llevaba, gracias a Dios, seis meses sin verla y sin saber nada de ella.
No, gracias. Conversaciones, cenas íntimas, teatros, regalos y toda la parafernalia del cortejo, para él había terminado.
Se obligó a hablar con su cliente y le preguntó educadamente por sus estudios en Oxford a la vez que miraba discretamente el reloj.
Cuando levantó la vista, la vio.Estaba junto a su mesa, con la bandeja apoyada en la cadera e inclinada hacia delante. Había observado que todas lo hacían, seguramente para enseñar el escote de silicona y animar así a los clientes a que siguieran gastándose el dinero en champán.
Seguro que se llevaban una comisión por botella abierta.
La camarera que tenía ante sí estaba utilizando el mismo truco, la misma sonrisa y la mismainclinación de cabeza, pero no la había visto antes.
¿De dónde había salido? Desde luego, no había pasado por su mesa antes. No, desde luego, no era la camarera de pelo castaño y ojos provocativos pero tristes que los había atendido antes.
-¿Les apetece tomar un poco más de champán, caballeros? -les preguntó.
Dominic se encontró pensando que lo que a él le apetecía de aquella mujer no eraprecisamente champán sino otra cosa.
Aquello lo sorprendió pues, desde Rosalind, no se había vuelto a fijar en una mujer y había conseguido llevar una vida de celibato total a pesar de que tenía contacto con mujeres todos los días, tanto en su ajetreada vida social como en sus negocios.
La mujer los miró a todos y se encontró con los ojos de Dominio y, como si hubiera leído el mensaje en sus ojos...
tracking img