Análisis de la obra “el hombre mediocre” de josé ingenieros a partir de la obra “la distinción. criterios y bases sociales del gusto” de pierre bourdieu

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 18 (4270 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 20 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Análisis de la obra “El hombre mediocre” de José Ingenieros a partir de la obra “La distinción. Criterios y bases sociales del gusto” de Pierre Bourdieu

Ningún Dante podría elevar a Gil Blas, Sancho y Tartufo
hasta el rincón de su paraíso donde mora Cyrano, Quijote y Stockmann.
Son dos mundos morales, dos razas, dos temperamentos: Sombras y Hombres.
Seres desiguales no pueden pensar deigual manera.
Siempre habrá evidente contraste entre el servilismo y la dignidad,
la torpeza y el genio, la hipocresía y la virtud.
La imaginación dará a unos el impulso original hacia lo perfecto;
la imitación organizará en otros los hábitos colectivos.
Siempre habrá, por fuerza, idealistas y mediocres.
José ingenieros

E l propósito de este trabajo es analizar “El hombre mediocre”de José Ingenieros a la luz de los principales conceptos y postulados que Bourdieu desarrolla en “La distinción. Criterios y bases sociales del gusto”. José Ingenieros[1] fue uno de los principales exponentes del positivismo argentino de principios de siglo. El discurso positivista tenía la intención de explicar las consecuencias no deseadas del proceso de modernización que tenía lugar en nuestroterritorio. Los postulados spencerianos encontrarán raigambre en un discurso que apela a la diferencia racial como la causante de los males que sufre América Latina y que “obstaculizan” el incipiente proceso de modernización. En un esquema fuertemente determinista, las variables biológicas, la lucha por la vida y la supervivencia de los más aptos serán conceptos clave entorno a los cuales seintentará comprender este proceso de modernización y su correspondiente fenómeno inmigratorio. De ahí, la creciente importancia que asumirá la medicalización dentro del discurso positivista que tendrá por meta poner fin a las enfermedades que amenazan con corromper el “organismo social”.
El Hombre Mediocre (1911) se escribe bajo la preeminencia de estos postulados. Aborda la naturaleza del hombre,a partir del estudio de dos tipos de personalidades: la del idealista y la del mediocre. También se refiere al hombre inferior, pero éste no es incluido en su análisis.

Sin la sombra ignoraríamos el valor de la luz

L
a definición del hombre ideal requiere la definición del hombre mediocre, reconociendo en éste último un valor de contraste.
Los idealistas son para Ingenieros loshombres que buscan alguna perfección más allá de lo actual, “espíritus afiebrados” por algún ideal que son adversarios a la mediocridad: “soñadores contra los utilitarios, entusiastas contra los apáticos, generosos contra los calculistas, indisciplinados contra los dogmáticos. Son alguien o algo contra los que no son nadie ni nada. Todo idealista es un hombre cualitativo: posee un sentido de lasdiferencias que le permite distinguir entre lo malo que observa, y lo mejor que imagina. Los hombres sin ideales son cuantitativos; pueden apreciar el más y el menos, pero nunca distinguen lo mejor de lo peor.”[i] Las formas del ideal nunca son antagónicas: la verdad es el ideal de la ciencia, el bien el de la moral y la belleza el del arte, formas complementarias y preeminentes de lo excelso, losublime.
A lo largo de toda su obra utilizará para definir estos dos tipos de personalidades una serie de adjetivos que vincularán al hombre ideal con la perfección, la imaginación, el arrojo, el ingenio, la audacia, la originalidad, la curiosidad, la firmeza en el carácter, la iniciativa, la virtud y la dignidad; mientras que el mediocre será definido por su incapacidad de concebir lo perfecto,de formarse un ideal. Veamos tales valoraciones en algunas de las expresiones que pronuncia Ingenieros:

“Están fuera de su órbita el ingenio, la virtud y la dignidad, privilegios de los caracteres excelentes; sufren de ellos y los desdeñan. Son ciegos para las auroras; ignoran la quimera del artista, el ensueño del sabio y la pasión del apóstol. Condenados a vegetar, no sospechan que existe...
tracking img