Antologia de cuentos hispanoamericanos apartir del siglo xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3629 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Indice

* Dedicatoria

* Presentación

* Antología (Cuerpo)

* Conclusión

* Bibliografía y Webgrafía

Dedicatoria

Esta antología esta dedicado a para mis padres, hermanas y familiares cercanos. Asi tambien para mis amigos, que me han apollado en todo, en especial a mi amiga que se siempre me apolla y esta con migo; Kelly que es muy especial para mi, asi tambien amis amigos (as); Karol, Paulina, Amaury, Edrey, Romario, Irving, entre Otros.
Y tambien a mi maestro Sarain, que me enseña mucho y me llena de conocimiento.

Gracias a todos.

Presentación
Este trabajo es presentado para sere tomado en cuenta para la evaluacion Bimestral, daremos a resaltar la antologia (Tambien llamada; selección, colección, compilación, reunión, compendio, mezcla,conjunto, recopilación) de cuentos de autores Hispanoamericanos apartir del siglo XX (1950).

El amenazado. 

Es el amor, tendré que ocultarme o huir. Crecen los muros de su cárcel, como un sueño atroz.

La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única ¿de qué me servirán mis talismanes; el ejercicio de las letras, la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó al ásperonorte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?.

Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo. Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los queme miran por las ventanas, pero la sombra no me ha traidor la paz.

Es, ya lo sé, el amor; la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo. Es el amor con su mitología, con sus pequeñas magias inútiles.

Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. Ya los ejércitos se cercan, las hordas (esta habitación es irreal; ella no la ha visto). Elnombre de una mujer me delata. Me duele una mujer en todo el cuerpo.









El encuentro

Ch'ienniang era la hija del señor Chang Yi, funcionario de Hunan. Tenía un primollamado Wang Chu, que era un joven inteligente y bien parecido. Se habían criadojuntos, y como el señor Chang Yi quería mucho al joven, dijo que lo aceptaría comoyerno. Ambos oyeron la promesa y como ella erahija única y siempre estaban juntos,el amor creció día a día. Ya no eran niños y llegaron a tener relaciones íntimas.Desgraciadamente, el padre era el único en no advertirlo. Un día un jovenfuncionario le pidió la mano de su hija. El padre, descuidando u olvidando su antiguapromesa, consintió. Ch'ienniang, desgarrada por el amor y por la piedad filial, estuvoa punto de morir de pena, y el jovenestaba tan despechado que resolvió irse del paíspara no ver a su novia casada con otro. Inventó un pretexto y comunicó a su tío quetenía que irse a la capital. Como el tío no logró disuadirlo, le dio dinero y regalos y leofreció una fiesta de despedida. Wang Chu, desesperado, no cesó de cavilar durantela fiesta y se dijo que era mejor partir y no perseverar en un amor sin ninguna esperanza.
Wang Chuse embarcó una tarde y había navegado unas pocas millas cuando cayó lanoche. Le dijo al marinero que amarrara la embarcación y que descansaran. No pudoconciliar el sueño y hacia la media noehe oyó pasos que se acercaban. Se incorporó ypreguntó: "¿Quién anda a estas horas de la noche?" "Soy yo, soy Ch'ienniang", fue larespuesta. Sorprendido y feliz, la hizo entrar en la embarcación. Ella le dijoque habíaesperado ser su mujer, que su padre había sido injusto con él y que no podíaresignarse a la separación. También había temido que Wang Chu, solitario y entierras desconocidas, se viera arrastrado al suicidio. Por eso había desafiado lareprobación de la gente y la cólera de los padres y había venido para seguirlo adondefuera. Ambos, muy dichosos, prosiguieron el viaje a Szechuen.
Pasaron...
tracking img