Antonio van leeuwenhoek

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1197 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El primer cazador de microbios

Hace doscientos cincuenta años que un tal leeuwenhoek fue el primero en asomarse a un mundo nuevo, poblado de millares de especies de seres pequeñísimos, y feroces y aun mortíferos ya útiles, solícitos, y hasta indispensables para muchas ramas de la industria. Llevando por el afán de revelar el misterio de ciertos milagros, se atrevió a penetrar en las regioneshabitadas por enemigos alevosisimos. Y el mismo anhelo el movió a todos los que, después de él, se apasionaron por la caza arriesgada y fatigosas de nuevas especies de microbios. Estos cazadores no vacilan en jugarse la vida a cada momento por conocer a aquellos seres mortíferos. En nombre de la humanidad, esos hombres atrevidos desafían a la muerte; muchas veces han triunfado de ella, las massolo después de ensayos repetidos y perfeccionados durante años y décadas enteras, sufriendo infinidad de decepciones, teniendo que luchar a menudo por la propi existencia, y todos ellos acosados casi siempre por las dudas enervantes y las dudas enervantes y las causticas befas de parte de sus contemporáneos. ! Cuantos murieron prematuramente a manos de los asesinos invisibles, y sin que la humanidadllegara a saber de estos luchadores callados.
Antonio van leeuwenhoek nació en el año de 1632, en delft, la ciudad de los molinos de viento azules, de las casa bajas y de los grandes canales. Descendía de una familia muy respetable de fabricantes de cestos y cerveza, y estos últimos son representados aun en la Holanda de hoy. A los 16 años arrimo los libros y entro de aprendiz en una tienda deÁmsterdam. Esta fue su universidad era un estudiante de paraguas y piezas de telas. Y en esta universidad se formo una de los más grandes insignes experimentadores de la ciencia en el siglo XVII. A la de 21 años, leeuwenhoek se despidió de su jefe y volvió a delft. Curioseo sus métodos secretos de obtener metales de los minerales, y se inicio en arte de los orfebres. Era un hombre de lo masmeticuloso; no se contentaba con que las lentes hechas por él fueran tan buenas como las mejores trabajadas en Holanda, sino que habían de superar a los mejores, y aun después de haberlo conseguido se pasaba horas y horas dándole vueltas. Encontraba la manera de fabricar una lente minúscula, de un diámetro inferior a tres milímetros, tan simétrico, tan perfecto, que le permitía ver las cosas máspequeñas enorme mente agrandada y con una nitidez fantástica. Examino las fibras musculares de una ballena y las escamas de su propias piel; fue a la carnicería y pidió y compro ojos de buey, quedando maravillado de la estructura del cristalismo. Paso horas enteras mirando la lana de oveja y los pelos de castor y de una liebre, que de finos filamentos se transformaban, por virtud de su pedacito decristal, en tronos gruesos. Diseco cuidadosa mente la cabeza de una mosca, inserto la masa encefálica en la finísima aguja de si microscopio, miro y quedo asombrado. Nunca se había conocido hombre tan difícil de convencer que leeuwenhoek. Fabrico cientos de microscopios volvía a examinar las preparaciones, confrontando escrupulosamente el resultado de las nuevas observaciones que las anteriores.Jamás escribió palabras acerca de lo que observaba.
Lo que aquel día vio el comienzo de la historia de los hechos fabulosos de este libro. Leeuwenhoek era un observador maniático ¿y a quien sino a un hombre que se le había ocurrido dirigir su lente hacia un objeto tan poco interesante. Uno de los millones de gotas que caen del cielo?
Su emoción al descubrir aquel mundo, y el asco que le dabanaquellos bichos despreciables y asquerosos. Pululante como él los llamaba. Leeuwenhoek era un hombre desconfiado. Aquellos animalillos eran enorme mente pequeña y extraordinariamente extraña para tener existencia real, y por esta ocasión volvo a observarlos hasta sentir calambres en las manos de tanto sostener el microscopio y ese escozor en los ojos que es la consecuencia de fijar la vista durante...
tracking img