Apología de maquiavelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4553 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ognuno vede quello che tu pari; pochi sentono quello che tu se´
Notas para una apología de Maquiavelo
Por Jesús Roque Orellana
Asumir la composición de un escrito apologético al pensamiento maquiavelino implica superar el juicio negativo que durante cinco siglos ha hecho sombra a toda su obra, aún cuando a priori, esto parezca imposible. Abordar la exégesis de los textos maquiavelinos conllevano reducir su pensamiento solamente a la comprensión del contenido de El Príncipe o de los Discorsi sopra la prima Deca di Tito Livio, aunque éstas sean consideradas sus obras capitales.
No obstante, y dado que fue mayormente El Príncipe el tratado que le causó ataques y condenas, que llegaron al grado de denigrarlo hasta reducirlo a defensor del despotismo –o, en palabras de Barthélemy deSaint-Hilaire, “le génie appliqué à la scélératesse”- habremos de destinar esta composición a tratar de desentrañar la intención del autor al escribir dicha obra. De esta manera, pretenderemos aportar algunos elementos y consideraciones para la elaboración de una apología de Maquiavelo.
Un aforismo de la filosofía vitalista versa así: “Soy yo y mi circunstancia”. Es cierto que Ortega y Gassetpertenece a una particular generación de siglos posteriores al Renaissance, pero su pensamiento –su sistema de la razón-vital- nos lleva a la necesidad de comprender el entorno en que se desenvolvió el autor tanto antes como durante la redacción de su obra. Imposible resultaría pretender entender las 95 Tesis de Lutero sin conocer la venta de indulgencias; absurdo justificar a Voltaire o a Diderot sinasumir como verdad el estado de una Francia semi feudal; ingenuo juzgar a Marx sin juzgar previamente a la industrialización como fenómeno económico con repercusiones sociales.
Es por eso que estas notas versarán en un primer momento sobre la coyuntura en que se desarrolló la vida –y particularmente la obra El Príncipe- de Niccolò Machiavelli. Y es que, en un segundo momento, al asumir el análisisde su obra, habremos de comprobar que la aseveración de Hegel –“La Historia nos enseña que el hombre no aprende nada de la Historia”- no ha perdido su vigencia. A través de la lectura de los errores y aciertos de monarcas y pontífices –que no se limitan a Cesare Borgia o a Alejandro VI- hemos de encontrar la actualidad en la práctica política, de un texto escrito hace cinco siglos.
Nuestraintención fundamental será probar, a través del análisis de El Príncipe, que la intención de Maquiavelo fue muy distinta a la atribuida por sus detractores. Asumiremos la postura de que el autor, empecinado en reflexionar acerca del ragionar dello Stato, buscó demostrar que el principado despótico –punto neurálgico de las consideraciones en El Príncipe- es la antítesis de la república –ideal de gobiernoenunciada en los Discorsi- y que así nos proporcionó una dicotomía política, errando sus enemigos al sostener que sus consejos a los déspotas describían la perfidia de su alma.
I
Analicemos brevemente la Europa de la segunda mitad del siglo XV. Constantinopla ha caído, y con ello, la idea de un continente cristiano –paradigma que comenzó a desarticularse con la presencia islámica en la penínsulaIbérica y que desaparecerá con la amenaza del Turco en Europa del Este-. La invención de la imprenta termina con el monopolio eclesiástico de la cultura en las comunidades monásticas, iniciando con ello un lento proceso de difusión amplia de la ciencia y el arte literario. El sistema feudal tiende a desaparecer, a la vez que gradualmente cobra fuerza una nueva clase socioeconómica surgida en losburgos de las ciudades-Estado. La necesidad de esta incipiente clase social, dedicada a la especulación, de trazar nuevas rutas comerciales que conectaran Europa con Oriente, les lleva a favorecer, junto a los monarcas, viajes de exploración que culminan con el descubrimiento de un nuevo continente.
Poco a poco las distintas regiones de Europa comienzan a adquirir una conciencia colectiva, de...
tracking img