Aprende a bailar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11210 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Primer Paso
Todo lo que siempre quisiste saber de la salsa y no supiste dónde preguntar.

Por Jorge Nandayapa

Si encuentras útil este libro y los videos que lo acompañan por favor ayudame a difundir la cultura del baile en pareja: Hazte fan de www.facebook.com/clubdebaile.info Invita a tus amigos a leer este libro con el botón “Compartir” en www.clubdebaile.info/vb/primer-paso Visitawww.clubdebaile.info con frecuencia para ver los nuevos videos, toma un momento para ver los anuncios de Google en la página y si encuentras uno de tu interés regálame un click, a ti no te cuesta nada y yo gano una pequeña comisión.

www.clubdebaile.info

Mi historia. Recuerdo muy bien mis primeros pasos en la salsa. Yo entrenaba con pesas en un gimnasio, que además del consabido aerobics teníaclases de baile. En realidad se trataba de una especie de cardiosalsa improvisada por un instructor cuya única calificación era el ser cubano. Su método de enseñanza era muy similar al del instructor de aerobics: se situaba frente al espejo del salón y ponía su rutina. Si podías seguir los pasos bien por ti, y si no ese era tu problema. La proporción de mujeres a hombres era de 15 a 1. Algunas teníanmeses en esa clase y ya se sabían las rutinas, mientras que para los principiantes como yo se trataba de intentar imitar movimientos totalmente distintos a mi experiencia cotidiana. Los primero días me sentía torpe y fuera de lugar, sobre todo por las risitas burlonas de mis amigos que se dirigían a levantar pesas. Sin embargo, con el paso de los días fui logrando seguir los pasos. Era buenejercicio y no me molestaba ver a las chicas del grupo durante una hora diaria, así que me quedé en la clase. Más o menos un mes después salió la oportunidad de ir a bailar. El instructor andaba tras una de sus alumnas, así que nos propuso a varios del grupo ir a un lugar llamado Barlovento, el único de la ciudad donde tocaban salsa. Como la mayoría de los hombres, muchas veces hice el ridículotratando de bailar con una chica en los antros. Yo era muy tímido y de los que decían que hay que tomarse unos tragos primero para agarrar valor... lo malo es que cuando tenía suficiente valor ya no podía ni mantenerme en pie. Fue por el poco éxito de este enfoque que en primer lugar entré a las clases de baile, en lugar de quedarme únicamente con los aparatos del gimnasio. Esa noche me sentía confiado:después de todo ya podía seguir las rutinas. El instructor llegó vestido en un traje blanco y las compañeras de clase muy guapas y arregladas. Dispuesto a aplicar todo lo aprendido, conduje a una de mis amigas a la pista…. y no pude dar ni una sola vuelta. La música era diferente a la usada en clase, y de inmediato me sentí intimidado al ver parejas dando vueltas muy complicadas. Al principiopensé que con unos cuantos meses más de clases podría hacerlas también, pero luego vi que el instructor cubano tampoco podía dar vueltas. No regresé a su clase. Esa noche decidí que yo quería bailar como los tipos que había visto. La noche siguiente fui otra vez al Barlovento, y me quedé sentado a observar a la gente. Me percaté que aunque el lugar estaba lleno, las mujeres literalmente hacían colapara bailar con los cuatro o cinco

www.clubdebaile.info

hombres que bailaban muy bien, así que les pedí que me enseñaran. Sólo uno de ellos me dio algunos consejos. Algunos consideraban su habilidad un secreto celosamente guardado y no querían que les copiaran sus pasos, y otros simplemente no podían explicar cómo los hacían. En ese entonces en mi ciudad no había muchas opciones. Aparecía uncurso de salsa de vez en cuando, y yo me apuntaba a todos. Cada instructor tenía una manera de bailar distinta y un método propio, que muchas veces era totalmente incompatible con todos los demás. Casi todos basaban sus clases en una coreografía, esto es, una secuencia específica de pasos. Ciertamente era fácil de llevar un grupo así, pero sólo se podía bailar con una muchacha de esa misma...
tracking img