Articulo hacia una teraia familiar ultramoderna

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6218 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1
¿ACABA LA HISTORIA EN EL POST- MODERNISMO? HACIA UNA TERAPIA FAMILIAR ULTRAMODERNA *
1
Juan Luis Linares, M.D., Ph.D.
1 Profesor Titular de Psiquiatría en la Universidad Autónoma de Barcelona. Director de la
Unidad de Psicoterapia y de la Escuela de Terapia Familiar del Hospital de la Santa Creu i St. Pau de Barcelona. España. C/ Padre Claret 167. 08025 – Barcelona. Españaeterapia@hsp.santpau.es
* Este artículo es el desarrollo de una conferencia pronunciada el 4 de Noviembre del 2000
en el Simposio del Instituto de la Familia A.C. (IFAC) en Puebla, Mexico.
RESUMEN
Aunque el final de la Historia haya sido anunciado a menudo, el pensamiento humano sigue un proceso de continua renovación, incorporando siempre, en cada una de sus etapas, aspectos importantes de fasesanteriores. Desde esta perspectiva, ni la terapia familiar en general ni las orientaciones post-modernas en particular han supuesto rupturas radicales con el pasado. Tampoco pueden pretender instalarse cómodamente en posiciones definitivas.
El giro subjetivista que introdujo el post-modernismo en el modelo sistémico lo ha enriquecido con importantes elementos teóricos y prácticos, como la crítica de laposición supuestamente objetiva del terapeuta, las preguntas circulares y reflexivas o las técnicas de externalización.
Este artículo plantea la conveniencia de reemprender la renovación de la terapia familiar sistémica abordando temas pendientes, como el papel del individuo en los sistemas relacionales, el lugar que ocupan las emociones o la construcción de una psicopatología relacional. Sepropone la denominación de “terapia familiar ultra- moderna”, a la espera de una mejor.
Hace ya unos años que la comunidad intelectual experimentó un sobresalto no exento de irritación ante algunas formulaciones provocadoras vertidas por Fukuyama (1992), cuando el tambaleante comunismo cedía el paso en todos los frentes a un capitalismo victorioso y arrollador. En una obra de expresivo título, “Elfin de la Historia y el último hombre”, afirmaba que los procesos históricos habían culminado entronizando un orden universal capitalista. Y no

2
se trata, por cierto, del único autor en haber tenido la osadía de decretar el
final de la Historia.
De hecho, existe una tentación en el pensamiento occidental, y seguramente
no solo en él, a situarse por encima del tiempo, como atestigua lapervivencia
de los más variados milenarismos, religiosos y políticos. Podemos ver en ello
una eficaz defensa contra la angustia ante los límites, la vulnerabilidad y
hasta, digamoslo, la insignificancia del ser humano, pero nunca un estímulo
para el desarrollo de la Ciencia o de la Filosofía.
La rara combinación de orgullo y de modestia que caracteriza al científico y
al filósofo exige asumir sudimensión histórica, ubicando su obra en un
continuum que hunde las raíces en el más remoto pasado y se proyecta,
necesariamente, en un futuro incierto.
No hay lugar, pues, para el “ya llegué y aquí me quedo”, como carece de
sentido pensar que un “cambio de paradigma” equivale a una revolución
surgida de la nada y que no debe nada al pasado. Científicos y filósofos no
pueden permitirse tamañaingratitud, que es moneda corriente en políticos y
religiosos.
REALISMO VERSUS SUBJETIVISMO
Una de las maneras posibles de entender la evolución del pensamiento humano en occidente es como una sucesión de etapas alternantes respecto a la capacidad para aprehender la realidad.
En Grecia, los presocráticos filósofos de la naturaleza miraban a su alrededor tratando de explicar lo que veían. ParaTales, todas las cosas derivaban del agua, mientras que Anaximandro afirmaba que el hombre, como los restantes animales, procedía de los peces. Anaxímenes consideraba al aire la sustancia fundamental. Se trata de hipótesis todas ellas compatibles con los puntos de vista del moderno pensamiento positivista.

3
En contraste, Heráclito creía en el cambio perpetuo: panta rei, todo fluye, no...
tracking img