Articulos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (900 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CASTELLANO VIEJO

* En este texto Larra censura la rudeza (la descortesía, la grosería), confundida por el tipo con la llaneza castiza, y de ahí el título. Recoge las evidencias queencuentres de esta rudeza en Braulio y en otros comenyales.
[…] Echome las manos a los ojos y sujetándome por detrás: “¿Quién soy?” -gritaba alborozado con el buen éxito de su delicada travesura-. “¿Quiénsoy?” (pág. 130)
“¡Ah, Fígaro!, quiero que estés con toda comodidad; […] quítate el frac, no sea que le manches.” […] Y en esto me quita él mismo el frac, velis nolis […]. (pág. 134-135)
[…] no fuepoca parte la manía de Braulio y la expresión concluyente que dirigió de nuevo a la concurrencia acerca de la inutilidad de los cumplimientos, que así llamaba él a estar bien servido y al saber comer.¿Hay nada más ridículo que estas gentes que quieren pasar por finas en medio de la más crasa ignorancia de los usos sociales; que para obsequiarle le obligan a usted a comer y beber por fuerza, y no ledejan medio de hacer su gusto? (pág. 138)
[…] y el señor gordo de mi derecha había tenido la precaución de ir dejando en el mantel, al lado de mi pan, los huesos de las suyas, y los de las aves quehabía roído; el convidado de enfrente, que se preciaba de trinchador, se había encargado de hacer la autopsia de un capón, o sea gallo, que esto nunca se supo: fuese por la edad avanzada de lavíctima, fuese por los ningunos conocimientos anatómicos del victimario, jamás parecieron las coyunturas. (pág 138-139)
Doña Juana, la de los dientes negros y amarillos, me alarga de su plato y con su propiotenedor una fineza, que es indispensable aceptar y tragar; el niño se divierte en despedir a los ojos de los concurrentes los huesos disparados de las cerezas; don Leandro me hace probar elmanzanilla exquisito, que he rehusado, en su misma copa, que conserva las indelebles señales de sus labios grasientos; mi gordo fuma ya sin cesar y me hace cañón de su chimenea; por fin, ¡oh última de las...
tracking img