Asi hablo zaratustra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (960 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ASI HABLÓ ZARATHUSTRA

PRIMERA PARTE
De las tres transformaciones

De las cátedras de la virtud

De los trasmundanos
De los despreciadores del cuerpo

De las alegrías y de las pasionesDel pálido delincuente

Del leer y el escribir
De árbol de la montaña

De los predicadores de la muerte

De la guerra y el pueblo guerrero

Del nuevo idolo

De las moscas del mercado

Dela Castidad
Del amigo

De las mil metas y de la única meta

Del amor al prójimo

Del camino del creador

De viejecillas y de jovencillas

De la picadura de la víbora

Del hijo delmatrimonio

De la muerte libre

De la  virtud que hace regalos

En el Prólogo, Nietzsche nos cuenta que, a los treinta años, Zaratustra, se retira a la soledad de la montaña, donde le acompañan  sus dosanimales heráldicos: el águila, símbolo del orgullo, y la serpiente, símbolo de la inteligencia. Alli aprende su sabiduría, y un día decide bajar a predicársela a los hombres. En el descenso haciaellos tropieza con un eremita «que no ha oído todavía nada de que Dios ha muerto». Al llegar a la ciudad encuentra al pueblo reunido en el mercado y   «comete la gran tontería de todos los eremitas»:hablar al pueblo, es decir, hablar a todos y no hablar a nadie. Sus discursos son, pues, para todos y para nadie. El fracaso es total, y el pueblo se burla de él. Sin embargo, Zaratustra les ha enseñadola doctrina del superhombre, mostrándoles
además la imagen del último hombre. Tras enterrar a un volatinero qué había caído a tierra mientras divertía al pueblo («tú has hecho del peligro tuprofesión, en ello no hay nada despreciable. Ahora pereces a causa de tu profesión: por ello voy a enterrarte con mis propias manos»), Zaratustra descubre una
nueva verdad: no se debe hablar al pueblo. Desdeahora «cantaré, dice, mi canción para los eremitas solitarios o en pareja; y a quien todavía tenga oídos para oír cosas inauditas voy a abrumarle el corazón con mi felicidad». Zaratustra se retira...
tracking img