Bateson.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 776 (193841 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
GREGORY BATESON

PASOS HACIA UNA ECOLOGÍA DE LA MENTE

Editorial LOHLÉ-LUMEN Viamonte 1674 (1055) Buenos Aires Tel.: 373-1414 (líneas rotativas) Fax (54-1) 375-0453 E-mail: magisterio@commet.com.ar República Argentina

Traducción del original inglés STEPS TO AN ECOLOGY OF MIND: Ramón Alcalde Diseño de tapa: Lorenzo D. Ficarelli ISBN: 950-724-700-9 ©1972 by Chandler Publishing Company.Única edición debidamente autorizada por Thomas Y. Crowell Company Inc., Nueva York (Estados Unidos de Norteamérica), y protegida en todos los países. Todos los derechos reservados. 1985 y 1991 Carlos Lohlé S. A. 1998byLOHLÉLUMEN Hecho el depósito que previene la ley 11.723 IMPRESO EN LA ARGENTINA Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada otransmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor.

Prefacio He sido uno de los alumnos de Gregory Bateson durante tres años y pude ayudarlo a elegir los ensayos que aparecen reunidos aquí, por primera vez, en un volumen. Creo que es éste un libro muy importante, no sólo para los que seocupan profesional-mente de las ciencias de la conducta, la biología y la filosofía, sino especialmente para aquellos de mi generación —la generación nacida después de Hiroshima— que están buscando una mejor comprensión de sí mismos y de su mundo. La idea central de este libro es que nosotros creamos el mundo que percibimos, no porque no exista una realidad fuera de nuestras cabezas (la guerra deIndochina es algo malo, nosotros estamos destruyendo nuestro ecosistema y por consiguiente a nosotros mismos, creámoslo o no), sino porque nosotros seleccionamos y remodelamos la realidad que vemos para conformarla a nuestras creencias acerca de la clase de mundo en el que vivimos. El hombre que cree que los recursos del mundo son infinitos, por ejemplo, o que si algo es bueno para uno, cuanto más setenga de ello, mejor, no será capaz de ver sus errores, porque no buscará indicios de ellos. Para que una persona cambie sus percepciones básicas, las que determinan sus creencias —lo que Bateson denomina sus premisas epistemológicas— tiene que tomar primero conciencia de que la realidad no es necesariamente lo que él cree que es. Esto no es algo fácil o cómodo de aprender, y probablemente lamayor parte de los hombres que han existido en la historia se las ha arreglado para evitar pensar sobre ello. Y yo no estoy convencido de que la vida no examinada no merezca la pena de vivirse. Pero algunas veces la disonancia entre la realidad y las falsas creencias llega hasta un punto en que resulta imposible evitar la conciencia de que el mundo ha dejado de tener sentido. Sólo entonces le esposible a la mente considerar ideas y percepciones radicalmente diferentes. Específicamente, es manifiesto que nuestra mente cultural ha llegado a ese punto. Pero en nuestra situación hay tanto peligro como posibilidades. No hay garantía de que las nuevas ideas hayan de ser un mejoramiento respecto de las viejas. Tampoco podemos esperanzarnos de que el cambio sea suave. Existen ya bajas psíquicasmortales provocadas por el cambio cultural. Los psicodélicos son un poderoso instrumento educacional. Constituyen el camino más seguro para aprender la arbitrariedad de nuestra percepción ordinaria. Muchos de nosotros hemos tenido que emplearlos para descubrir lo poco que sabíamos. Demasiados de nosotros se han extraviado en el laberinto, han decidido que si la realidad no significa lo que pensábamosque significaba, carece totalmente de sentido. Conozco ese sitio. También yo estuve extraviado allí. Por lo que sé, existen sólo dos maneras de salir de él. Una es la conversión religiosa. (Yo ensayé el taoísmo. Otros eligen distintas versiones del hinduismo, budismo y hasta del cristianismo. Y tiempos como éstos siempre producen una muchedumbre de autoproclamados Mesías. Además, algunos pocos...
tracking img