Bipolar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2987 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ánimo fuera de control: el trastorno bipolar |
Eduardo Thomas |

| Una enfermedad del ánimo que afecta a cerca del 1% de la población mundial; si bien no tiene cura, se puede sobrellevar mediante un adecuado control médico.¡Goooooooool!, ¡goool!, ¡gool! El anotador del tanto futbolero corre por la cancha con renovados bríos, con agilidad asombrosa y fuerza que se antoja increíble, ejecutauna maroma en el aire, cae de pie, sigue corriendo, se abraza a los compañeros que lo persiguen por la cancha en sus festejos. La emoción no le cabe en el pecho, grita una y otra vez: soy el mejor, el único, el número uno. Levanta el índice hacia el cielo y soporta el peso de sus |

compañeros que le caen encima. El estruendo en el estadio es ensordecedor, los seguidores del equipo que anotóbrincan de júbilo, gritan, se abrazan. Todo es euforia y apasionada locura. Ahora imaginemos la situación que vive Clotilde, que lleva meses en una relación amorosa con Rogelio tan intensa, que ha descuidado sus estudios y acaba de enterarse de que reprobó tres de las seis materias que cursa en la facultad de ingeniería. Para colmo de males, Rogelio decidió dar por terminada la relación sin dar unaexplicación clara. “Necesitamos darnos tiempo”, dijo al despedirse de Clotilde. Desde entonces ella duerme mal, se ha vuelto retraída y no quiere hablar con nadie; ni siquiera contesta el teléfono. Cuando se ve obligada a hablar, lo hace en voz baja y con monosílabos. Ha descuidado su arreglo personal y no tiene ganas de comer. Llora con mucha frecuencia, sobre todo cuando alguien le recuerda aRogelio. Se siente una buena para nada, todo le da flojera y no puede ni pensar. Por más esfuerzos que hace no logra concentrarse para estudiar y siente que está perdiendo la memoria. Estados extremosEntre la euforia futbolera y la tristeza amorosa de estas historias hay una amplia gama de estados de ánimo, que en la jerga psiquiátrica se llaman estados afectivos. Todos hemos experimentado, opresenciado, los estados extremos aquí descritos, pero no es frecuente que nos preguntemos qué es lo que hace posible esas diversas formas de reaccionar ante las vicisitudes de la vida cotidiana. Muchas personas piensan que el ánimo está regulado por los acontecimientos y en cierta medida así es, sólo que no nos percatamos de que la capacidad de responder anímicamente a las variadas experiencias quevivimos está regulada por nuestro complejo sistema nervioso. El cerebro registra, evalúa y juzga casi instantáneamente la información que le llega por los sentidos, para luego producir una respuesta emocional adecuada a la situación. Las neuronas (y todas las células del sistema nervioso) son entidades biológicas semejantes al resto de las células del organismo, y como ellas, pueden sufrirtrastornos. Las enfermedades de las neuronas alteran el funcionamiento del sistema nervioso. Así como una enfermedad del corazón produce un deficiente bombeo de la sangre o una del riñón reduce la capacidad de depurar nuestro líquido corporal, si se enferman los sistemas encargados de controlar el ánimo se verán alterados los estados anímicos, o nuestra capacidad de adecuarlos a las experiencias quevivimos. El trastorno bipolar es una enfermedad del ánimo (o del humor), como la depresión mayor, la distimia y la ciclotimia. Fluctuación descontrolada El trastorno bipolar está de moda. Lo vemos en las películas y en las telenovelas. También se ha hecho popular usarlo para denostar a una persona que nos molesta o nos incomoda sin que su comportamiento tenga nada que ver con la enfermedad de esenombre. Sin embargo, el trastorno bipolar se conoce desde el siglo IV a. C. Ningún otro problema de salud mental puede identificarse con tanta claridad ni tiene mayor presencia en la historia. El proverbial loquito que se cree Napoleón es en realidad un sujeto con trastorno bipolar en fase maniaca. Hoy en día nadie se cree Napoleón, será porque pocos recuerdan quién fue, pero la manía, enfermedad...
tracking img