Cáncer y aparato psíquico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2452 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cáncer y aparato psíquico

Lic. Ana Marino

Es dudoso, en mi opinión, que el cáncer pueda ser pensado como una enfermedad psicosomática. Si bien luego de escuchar a un paciente con cáncer se puede, muchas veces, establecer una relación entre la enfermedad y su novela familiar; antes de proponer cualquier generalización es bueno reservar un espacio para que lo contingente nos preserve de unexceso determinista.

En general las teorías sobre psicosomática hablan de la influencia de la psique sobre el soma y aún de la unidad psicosomática. Los psicoanalistas partimos de la base que el soma y la psique son dos ordenes de cosas completamente diferentes, que funcionan de manera distinta y están muy lejos de formar una unidad.

Si pensamos la psique como el campo de la representación nopodemos decir que los fenómenos psicosomáticos estén determinados por la psique; por el contrario, lo característico de estos fenómenos es que no están determinados por el campo de la representación.

Cuando un fenómeno somático está determinado por la psique lo situamos en el cuerpo y lo llamamos conversión. El síntoma histérico toma los órganos en el sentido vulgar y ordinario que tienen susnombres, en contra del habitual funcionamiento anatómico. La neuralgia del trigémino de Cecilia quedó asociada, en sus sesiones con Sigmund Freud, a un dicho de su marido que a Cecilia le dolió como un cachetazo no poder dar un paso en sus proyectos. La conversión histérica no afecta al organismo sino a su funcionamiento, que adquiere el valor de mensaje.

No hay una relación positiva entrepsique y soma; en todo caso hay relación entre psique y cuerpo, imagen del cuerpo. El soma queda como una realidad inabordable por medio de la representación.

La constitución del cuerpo

La constitución de la imagen del cuerpo es trabajada por Lacán en su trabajo El estadío del espejo como formador de la función del yo tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica (1949). Este escritopuede pensarse como una lectura lacaniana de Introducción al narcisismo de S. Freud.

Explica como el infans, un sujeto que no ha adquirido aún el dominio del lenguaje, asume jubilosamente su imagen al verla reflejada en un espejo. Este júbilo que siente el infans revela un dinamismo libidinal en juego. El sujeto se identifica con la imagen de sí, inviste libidinalmente su propia imagen especular,se ama por medio de la imagen de su cuerpo.

Este proceso va desde la insuficiencia a la anticipación, antes que se de este movimiento libidinal, en un tiempo lógicamente anterior a la identificación con la imagen en el espejo, el infans está sumido en el autoerotismo cuya característica principal es la autonomía de cada zona erógena. Podemos decir que la vivencia del cuerpo fragmentadoresponde a circuitos de satisfacción independientes e incoordinados entre sí.

El afecto comprometido en los circuitos pulsionales parciales pasa a investir la imagen total del cuerpo, libidinizándose el yo para funcionar como una prótesis que vela la satisfacción pulsional parcial (aunque no toda). El yo aparece como una imagen que favorecerá el desconocimiento de la satisfacción originaria, formandoalgo así como una armadura, un hábito que se superpone a ella.

Esta identificación con la imagen del yo, el nuevo acto psíquico que plantea Freud, le da al sujeto una ilusión de dominio corporal en contraposición con la realidad propia del infans: la incoordinación motriz, la satisfacción autoerótica.

El espejo que le presenta al sujeto la imagen de su cuerpo puede ser pensado como el Otro,es el Otro primordial el que aloja y sanciona, con su palabra, esa imagen como amable. Esto suscita el movimiento libidinal que une al sujeto con la imagen de sí y establece esa imagen como mediadora entre el sujeto y su propio cuerpo. Es importante aclarar que la identificación propia del estadío del espejo no es sólo un fenómeno imaginario, sino simbólico-imaginario.

Lacan plantea que esta...
tracking img