Capitulo 3, vamos a calentar el sol

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (445 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capitulo 3, primera parte.
Zezé tenía un piano llamado “Joãozinho”, el cual tenía un bello olor a nuevo, su marca era Ronish y lo tocaba todas las mañanas.
Un golpe de pie en el techo significabaque su madre estaba extrañando su demora, dos golpes era que tenía que recomenzar y tres golpes era la alarma general. Sino, descendía para averiguar el motivo de su desconcentración.
Tan solo teníamedia hora para jugar luego de la cena, pero ¿con quién? Si no tenía amigos. Entonces, se sentaba en las escaleras y miraba el río Potengi, junto a su sapo Adán y su perro Tulu.
Algunos domingos supadre lo llevaba a la playa. A Zezé le encantaba, nadaba como un pez. Eran 20 minutos de baño de mar e intentaba disfrutarlos tanto como sea posible.
Se preparó para ir al cine. Sus padres leordenaron ir al “Carlos Gomes” en donde presentarían “Las aventuras de Skippy”.
Él salió caminando junto a Adán y comenzó a contarle lo que le había ocurrido hacía un tiempo; cuando comenzó el año e ingresóen el primer año de Bachillerato le dieron una lista de libros y cuadernos muy largos, todo aquello sumaba veinticinco mil reis. Fue al consultorio de su padre para mostrarle la lista y pedirledinero, y al verla él le respondió: -no vales el precio de estos libros. Entonces Zezé creyó morir y le vino a la mente ese pensamiento: “si fuese su hijo no me hablaría así.”
Luego de caminar mucho sedetuvo en el cine “Royal” y vio que en los carteles publicitaban “Una lección de amor” de Maurice Chevalier y como nunca había visto a aquel artista y el precio era el mismo decidió desobedecer eingresar.
En la cena nadie preguntó nada sobre el cine. Creían que él sería incapaz de desobedecer.
Luego fue hacia Joãozinho sin que nadie le dijera, estudió un momento y se fue a acostar porque queríaconversar con Adán. Le preguntó si él algún día moriría y le respondió que nunca, tal vez algún día se vaya pero solo cuando ya no lo necesite. Zezé volvió a contarle otra cosa, esta vez se trataba...
tracking img