Cesare beccaria. "de los delitos y de las penas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6286 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA
UNIVERSIDAD BICENTENARIA DE ARAGUA
NÚCLEO SAN ANTONIO DE LOS ALTOS
FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y JURÍDICAS
ESCUELA DE DERECHO
TERCER SEMESTRE
CÁTEDRA: DERECHO PENAL I

 
 
 

CESARE BECCARIA.
"DE LOS DELITOS Y DE LAS PENAS
San Antonio, Diciembre de 2010

INTRODUCCIÓN

Laintención de este estudio es identificar, las causas que condujeron a Cesare Beccaria, a escribir, a los 25 años de edad, una pequeña obra titulada “De los delitos y las penas”, libro que tuvo una importancia fundamental en el desarrollo del Derecho Penal ya que sentó principios éticos y de política legislativa innovadores, que orientaron la construcción de un nuevo sistema penal mucho más justo, racionaly respetuoso del ser humano.

Encontraremos de una manera minuciosa y resumida una serie de elementos y causas que expone Beccaria, para la trasformación de un sistema penal que no estaba definido en forma precisa, lo que permitía que los jueces valiéndose de la doctrina legal pudieran interpretar los casos legalmente penados y extenderlos por analogía a supuestos no previstos por el legislador.Cesare Beccaria, hijo y heredero del Marqués Giovanni Saverio. Nació en Milán el 15 de marzo de 1738 y murió el 28 de noviembre de 1794, en esa misma ciudad.

Durante su juventud participó de las reuniones que se llevaban a cabo en la casa de los hermanos Pietro y Alessandro Verri, quienes junto con otros jóvenes ilustrados de salón se dedicaban a leer obras de filósofos,economistas, políticos, moralistas y hombres de gobierno y a debatir sobre la realidad política y económica de la época.

 
SISTEMA PENAL DENTRO DEL CUAL SE ENMARCA SU OBRA.
 
Para poder comprender el porqué de sus ideas y de sus reflexiones críticas, es necesario conocer, aunque someramente, el contexto jurídico-penal y procesal de su tiempo y las injusticias, vicios y defectos gravísimos que dichosistema acarreaba, y contra el cual reacciona Beccaria.
 
El proceso penal de su época era inquisitivo, sistema que se caracterizaba por: la acusación secreta, procedimiento escrito, no contradictorio.
 
La situación procesal del reo era de inferioridad ya que disponía de escasos recursos defensivos frente a un sistema de pruebas legales y presunciones elásticas que permitían probar casicualquier acusación contra él.
 
Se veía en todo acusado, a un culpable y un pecador (esto último en virtud de la confusión que había entre justicia divina y la justicia humana, que Beccaria va a diferenciar, al delimitar el ámbito de cada una de ellas).
 
Es por esa confusión que la finalidad del proceso era que el reo confesara su pecado entendiendo esto como “su culpabilidad”, y para logrardicha confesión, que era la más importante de todas las pruebas, se hacía uso de la tortura.
 
Pero, ese reconocimiento de la culpabilidad, manifestado durante la aplicación de dolorosos e inhumanos tormentos, sólo era válido como prueba, si se producía la ratificación posterior por el reo, hecho que de no ocurrir autorizaba nuevamente la aplicación de la tortura hasta lograrla.
 
Por otra partelos jueces disponían de un amplísimo margen de discrecionalidad al aplicar la ley penal, ya que:
 
a) La mayoría de los textos legales no determinaba una pena concreta aplicable al delito, sino que dejaban a criterio del juez la imposición de la misma en función de las particularidades de cada caso, así como también la apreciación de las circunstancias agravantes y atenuantes. Los jueces noestaban constreñidos a dar los fundamentos de hecho y de derecho en los que se basaba la sentencia.

 
b) Los tipos penales no estaban definidos en forma precisa, lo que permitía que los jueces valiéndose de la doctrina legal pudieran interpretar los casos legalmente penados y extenderlos por analogía a supuestos no previstos por el legislador; y
 
c) Los jueces no estaban constreñidos a dar...
tracking img