Ciclo vital de internet

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5882 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nueva Sociedad Nro. 158 Noviembre-Diciembre 1998, pp. 87-98

Sobre el concepto de Desarrollo Humano. Un largo y sinuoso camino
Roberto Follari
Roberto Follari: profesor titular de Epistemología de las Ciencias Sociales, Facultad de Ciencias Políticas, Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza, Argentina); autor de numerosos artículos científicos en revistas especializadas de Latinoamérica yEuropa, y de varios libros, entre ellos: Interdisciplinariedad, UAM-Azcapotzalco, México, 1982; Modernidad y posmodernidad: una óptica desde América Latina (Aique-Rei-Ideas, Buenos Aires, 1990). Nota: versión modificada de una conferencia dictada en la Universidad Nacional de General Sarmiento (Argentina), en torno a la problemática «Desarrollo Humano como nuevo paradigma». Palabras clave: DesarrolloHumano, ciencias sociales, posmodernidad.

Resumen: No puede afirmarse de manera consistente que el Desarrollo Humano –difundido por el PNUD– constituya un «nuevo paradigma». No hay paradigmas en ciencias sociales, ni en modelos de desarrollo; y tampoco es nuevo el contenido, en tanto su noción sobre las necesidades humanas es tributaria, por ejemplo, de la Doctrina Social de la Iglesia. Ello noquita valor a que sus posiciones horaden el universo de sentido impuesto por el neoliberalismo; pero su peso efectivo no depende de su valor intrínseco, sino de su capacidad para doblegar favorablemente la relación de fuerzas. Esto no es fácil en tiempos posmodernos, signados por la perdida de horizontes normativos. En épocas de moda de la deconstrucción, entendemos de utilidad deconstruir untanto la idea del Desarrollo Humano como «nuevo paradigma». No como modo de impugnarlo; sino por el contrario, como estipulación de precisiones útiles para poder hacer más efectivas las condiciones de su ejercicio.

2 ¿Nuevo paradigma? Es, por supuesto, por demás común hablar de «paradigmas» en relación con las ciencias sociales. Sin embargo, resulta un tanto confuso, si se atiende al significadoque la categoría de ‘paradigma’ alcanzó en la obra de Kuhn, quien fuera sin duda el que la impusiera en el campo de la filosofía de las ciencias, 1 aunque hubiera conocido referencias anteriores . Para este autor no hubo ejemplos, en las ciencias sociales, de la existencia de paradigmas; es más, 2 supuso que las ciencias sociales serían «pre-paradigmáticas» . Esto no era casual o episódico: la ideade paradigma presupone el acuerdo de la comunidad científica en pleno en relación a una «matriz disciplinaria», es decir, un plexo de problemas relevantes, metodologías de abordaje y propuestas 3 validables de solución y de lo aceptado como prueba . Tal nivel de acuerdo es imposible de encontrar respecto de problemáticas de índole social. Resulta constitutiva de la toma de partido teórica enéstas, la posición axiológico/ideológica que las sostiene. También es imposible homogeneizar los puntos de vista acerca de los modelos deseables de sociedad, y consiguientemente lo es el acordar en los esquemas conceptuales orientadores de la mirada sobre la realidad social. Siendo así, no puede haber ‘paradigmas’, en cuanto no existe acuerdo posible de la comunidad científica; mucho menos aún lohabría si es que extendemos la necesidad del acuerdo a sectores sociales ajenos a la práctica científica, entre los cuales la diversidad de puntos de vista se combina con la de prácticas sociales, tipo y complejidad de acceso a información, influencia contextual –como se sabe, mucho más presente en los lenguajes naturales que en los de la ciencia–, etc. No es bizantinismo intelectual lo que nos lleva aformular la imposibilidad de entender el desarrollo humano como paradigma. Lo es el equívoco que podría conllevar: el supuesto de que constituye la base para un consenso lograble, de que cabe la posibilidad de establecer al respecto un acuerdo de los diferentes sectores sociales involucrados. El Desarrollo Humano como concepción –es así como preferimos denominarlo– está condenado a coexistir...
tracking img