Clemencia por ignacio manuel altamirano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1216 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuántas veces nos dijeron “no juzgues a un libro por su portada” cuando éramos chicos. Cuántas veces nos trataron de enseñar nuestros padres la importancia que tiene el ver más allá de lo físico. Desde el primer día en que una persona socializa, se da cuenta de que no necesariamente por tener un cuerpo esbelto, facciones bonitas y una apariencia agradable será más querida y más afortunada. No sepuede ir por la vida discriminando por apariencias, porque de otra manera nunca lograríamos hacer amigo de verdad y pasaríamos la mayoría de nuestros días fingiendo ser alguien que no somos.
Son muchos los autores que han utilizado este mensaje para la creación de sus obras. Empezando por el autor romano Juvenal quien advirtió no fiarse en la frente, en la apariencia de una persona.
Mástarde Francois Rabelais, autor francés del siglo XVI quien escribió “La vie Gargantua et de Patangruel”. En la introducción de esta obra, Rabelais utiliza varias metáforas y sátiras para dejar clara la poca importancia que debe tener la apariencia. Nos habla de cómo un español puede llevar un traje típico faltándole la fortaleza y tenacidad que generaliza a su raza; así como un monje puede parece muydedicado cuando en realidad puede que no lo sea.
Alrededor de 1929 apareció en el jornal norteamericano “American Speech” la frase “no juzgues a un libro por su lomo”, pero no fue hasta 1946, cuando se utilizó la frase no juzgues a un libro por su portada en una novela misteriosa escrita por Edwin Rolfe y Lester Fuller, dos norteamericanos de la época.
Ignacio Altamirano se encarga deresaltar esta moraleja a lo largo de sus obras. Nacido en 1834, nunca fue muy gallardo, detalle que lo lleva a crear personajes con apariencia y personalidad opuestas. Entendida personalidad como el conjunto de características o cualidades originales que destacan en algunas personas. Aquel que fuera guapo, terminaba siendo el “malo” del cuento y viceversa.
Desde el comienzo de sus estudios,Altamirano le dedica mucho tiempo a la lectura y se concentra en destacar sus cualidades intelectuales. Aquellas dan fruto más adelante en su vida cuando logra convertirse no solo en profesor, sino también en funcionario de la ley. Más tarde, cuando deja el fusil, se dedica a fomentar la cultura que el mismo lleva dentro. A pesar de que en el ambito militar, sigue su relación con Benito Juárez, de maneraindirecta. Muestra lo ideales liberales del México de su época en cada uno de sus escritos, utilizando la literatura como un medio de expresión. Defendía los valores indigenistas, centraba sus novelas en el nacionalismo y generalmente incluía detalles históricos en sus novelas. Tanto en “Clemencia”, obra situada en la guerra de Intervención Francesa en el occidente del país, como en “El Zarco”,basada en la vida de los bandidos de la época llamados “los plateados”, podemos ver como Altamirano incluye historia en sus romances, demostrando su profundo conocimiento de México.
Nos introduce al ámbito político e intelectual de sus tiempo, mostrándonos lo que implicaba ser mexicano en ese entonces; ser parte de una cultura occidental reciñen independizada.
Altamirano, por medio denivelas, difunde su lucha por aminorar la magnitud que se le daba a la apariencia en esa época y por eliminar las desigualdades sociales. Quería transmitir el mensaje de no dejarse llevar por las apariencias, algo que probablemente pudo haberle afectado personalmente. Es la diferencia entra la apariencia y la personalidad lo que oculta en su literatura. Refleja sus sentimientos hacia las apariencias ensus personajes, dándoles más importancia a sus cualidades interiores que a su físico. Esto lo podemos observar claramente en “Clemencia”.
Altamirano comienza su novela presentado a dos protagonistas y describiéndolos de pies a cabeza. Enrique Flores, comandante de un importante escuadrón militar, es plasmado como aquel “cuyos ojos ejercen desde luego en la persona en quien se fijan un dominio...
tracking img