Cocina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1434 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alejandría

No estoy en absoluto de acuerdo con el tópico que habla de “lecturas de verano”. Las lecturas son siempre lecturas, haga la temperatura que haga. Estoy más de acuerdo con mi particular clasificación de lecturas de escritorio y lecturas de sillón. Las lecturas de sillón son aquellas sobre las que apenas hay que tomar notas. Las de escritorio son aquellas que exigen una reseñaconcienzuda. Sería la división entre lecturas serias y lecturas de entretenimiento, si no fuese por mi extraña costumbre de hacer una ficha a todos y cada uno de los libros que leo.
Otra de mis extrañas manías es la de simultanear las lecturas de sillón y las de escritorio. Intento distribuir equitativamente el tiempo entre ellas, aunque confieso que en verano las lecturas de sillón (o playa) ganan.Para este verano tengo preparadas ya la “Historia de las creencias y de las ideas religiosas” de Mircea Eliade, la magnífica “Historia de los heterodoxos españoles” de Menéndez Pelayo en su edición del CSIC (Gracias queridos compañeros. Habéis hecho muy feliz a un viejo jubilado) y “El solar de los Aftásidas” la agotadísima obra de Terrón Albarrán. Es como para chuparse los dedos. Quizás sea unproyecto demasiado ambicioso, pero hay que tener en cuenta que, a partir de ahora mi vida será un perpetuo verano. Esto en cuanto a lecturas de escritorio. En cuanto a las lecturas de sillón, playa o jardín, ya he comenzado a saquear a mis amistades y pronto tendré la maleta llena.
Hoy voy a hablaros de una heptalogía. La palabra no está en el diccionario pero debería. Es la obra compuesta por sietevolúmenes. Los siete volúmenes cuyos títulos se amontonan al comienzo de esta entrada.
Colleen McCullough es la escritora de novela histórica viva que más me gusta. (¡Pobre Robert Graves, que en paz descanse! Tenía que nombrarlo aquí.) Ha conseguido como nadie reflejar en sus novelas los últimos siglos de la Roma republicana. Tiene el don de la descripción y el don de la espontaneidad. Y todo elmundo sabe que para conseguir la espontaneidad un novelista debe trabajar mucho y no dejar nada al azar. Y documentarse. Documentarse mucho. Desde las letrinas al Capitolio, todo está perfectamente documentado.
¿Cómo resumir siete mil páginas?. De ninguna manera. Una reseña no debe ser una pastilla de caldo concentrado. El que quiera sabor que se lea las siete novelas. O una, porque también sepueden leer de manera independiente. Yo me voy a limitar a dar pinceladas, esbozando los aspectos de los libros que a mí me han resultado más interesantes.
“El primer hombre de Roma” narra el inicio de la historia de Mario y Sila. Cuando Mario vence a Yugurta y a los cimbrios y teutones.
“La corona de hierba” narra los enfrentamientos entre Mario y Sila. Dos caracteres fuertes, como se diríaahora. Un duro campesino de Arpino, Mario, y un aristócrata degenerado, Sila. Pero ni ser un campesino, ni ser un degenerado impidieron que ambos consiguiesen lo que querían. Mario fue cónsul siete veces. Sila fue dictador cuando quiso y dejó de serlo cuando le apeteció. Y en medio de estos dos titanes, un niño será obligado por Mario a ser “flamen dialis”, el más fastidioso de todos los fastidiosossacerdocios de Roma. El niño se llamaba Julio César.

En “Favoritos de la fortuna” termina la historia de Sila y comienza la de Pompeyo, otro campesino de Arpino que quiere llegar a ser algo tan etéreo como “Primer Hombre de Roma”. Lucha contra Sertorio en España, aparece la figura de Craso y César se va acercando cada vez más al poder. De este volumen reseño dos curiosidades. Sierra Morena no sellama así por la tez de sus habitantes, sino por ser la sierra de Cayo Mario, ya que él abrió las minas de esa sierra. (Página 515) Y en este mismo volumen aparecen dos personajes muy conocidos en Cáceres: un tío y un sobrino del mismo nombre: Kinahu Hadasht Byblos (Página 514). Son cartagineses de Cádiz y aunque Cartago ya había sido destruida, sus nombres púnicos no les abrían muchas puertas,...
tracking img