Como enfrentar el estres laboral

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 44 (10838 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
COMO ENFRENTAR EL ESTRÉS LABORAL

En los umbrales del Tercer Milenio

No hace mucho, nos preparábamos para un gran acontecimiento, el cambio de siglo . No todos los humanos han tenido la oportunidad de ser testigos de algo semejante. De los que nacieron en 1900, sólo un pequeño puñado vieron el amanecer del nuevo siglo, si es que se encontraban en condiciones de apreciarlo. Los demásestábamos tan absortos compitiendo unos con otros, en esta absurda y degradante lucha por tener más y más, que casi no nos percatamos que el año 2000 llegó más rápido que el vencimiento de algunas de las deudas que estábamos suscribiendo para mantener nuestro estatus de consumidores distinguidos con la categoría de premium.

Más trascendental nos resultó este cambio de siglo por tratarse, a la vez, de uncambio de milenio. Cuando se llegó al año 1000 la gente temía grandes cataclismos, incluso el fin del mundo. Seguramente estos temores y angustias llenaron los templos de pecadores arrepentidos, prometiendo ser mejores si se salvaban. Muchos deben haber sentido impulsos repentinos de generosidad llenando también los platillos de limosnas. Más de algún fiel donó sus bienes terrenales a algunacausa pía; total el mundo se iba a acabar y más valía estar en la buena con Dios. Al final nada pasó y... de los arrepentidos no siempre es el Reino del Cielo. Las donaciones ya estaban a buen recaudo.

Era época de gente ingenua, gente sencilla,  crédulos, poco racionales. Pero hoy no es así. La humanidad ha desarrollado habilidades increíbles de imaginación y la tecnología se pone al servicio delhombre para el caso de una hecatombe mundial. Por cierto que se trataría de un servicio para los que dispongan del dinero suficiente para el cupo en el trasbordador y para la adquisición de un sitio en la estación espacial. Los demás... bueno, por flojos, poco previsores, etc., tendrán que quedarse en la Tierra y meterse al fondo de una cueva a esperar que se normalice la atmósfera y la vidavuelva al planeta. No faltan los que están haciendo méritos para ser rescatados por extraterrestres.

La escatología trata este tema del final de los tiempos. Hay especialistas y estudiosos de esta disciplina. Pero también existen algunos ayatholas del "acabo de mundo" que pasan sus mediocres vidas asustándose y asustando a los demás con versiones terroríficas de este supuesto epílogo. Pero tambiénpersonajes respetables nos previenen de un peligro, no siempre bien definido, pero igualmente terrible. Tal es el caso de San Juan, con su Apocalipsis impregnado de misterio y de amenazas espeluznantes. Y ahí están aún vigentes. Pasó el año 1000 y ahora el 2000 y el mundo sigue rodando.

¿Angustia o apatía?

Al respecto, me ha llamado la atención que la juventud se está preocupando de estetema. Antes de este bullado cambio, en un programa radial juvenil el conductor preguntaba a sus auditores cuál era el pronóstico que se hacían para el año 2000. A pesar del ánimo positivo y optimista que el joven conductor quería dar a su programa, las respuestas denotaban ciertos temores o alguna angustia indefinida por el devenir.

Casi prefiero este tipo de actitudes que la indiferencia o laapatía frente a un porvenir que no me merece duda alguna se nos vendrá encima no tan dulcemente, al margen de fechas y calendarios. Pero no por fenómenos misteriosos, sino por la avaricia, por la injusticia, por la explotación, por el conformismo, por el egoísmo, por la depredación, por la irracionalidad, en suma, por la falta de amor. Ni siquiera necesitaremos un cometa que nos estrelle, ni una guerranuclear, ni un ataque extragaláctico.

Nos podremos exterminar unos a otros enceguecidos por la locura a que nos está llevando el estilo de vida inhumano que exige la modernidad. Ya no disponemos de tiempo para alimentar nuestro espíritu, ni del espacio para una convivencia familiar sana. La gran mayoría de los humanos ni siquiera disponen de las condiciones para cuidar verdaderamente la...
tracking img