Comprensión de lectura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1038 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ZENÓN Y EL PESCADOR

Zenón ayudaba a su padre a pescar. El cordel del anzuelo llegaba desde el río próximo a la choza, al medio de la chacra de plátanos, abierta en la selva. Era un grueso cordel de hilo semejante a los que usan para amarrar caballos, con un anzuelo grandazo que llevaba como carnada un pollo entero.
El padre de Zenón arrojaba el anzuelo en una profunda poza del río y extendíael cordel por sobre las bajas ramas de los árboles hasta la puerta de su choza con una pequeña lata, confeccionada como timbre o campanita, al extremo.
El tintineo de esa lata anunciaba la caída de un pez y entonces, padre hijo corrían al río y después de dura lucha sacaban la presa de las aguas. Enormes peces, más grandes que un hombre.
De cualquier sitio de la chacra era oído aquel tintineo. Aveces a la media noche sonaba la lata, y Zenón era el primero en escuchar el aviso y despertaba a su padre. No había cosa que más gustara en este mundo a Zenón que esa pesca emocionante. El ayudaba a su padre a jalar el cordel; no podía aún jalarlo solo; era apenas un mocito de ocho años, pero muy vivaracho y valiente.
Un día sus padres se fueron al pueblo a hacer compras, recomendando a Zenónque no se moviera de la choza.
Su padre enrolló el cordel del gran anzuelo y lo colocó en un rincón.
Pero el muchacho, tan luego como sus padres desaparecieron del alcance de su vista, decidió ir a pescar en el río con su pequeño anzuelo de caña.
* ¿Llevará a mi perro? – se preguntó Zenón.
* Mejor que no- se contestó- porque me molestará.
Y amarró al Otorongo, que así se llamaba elperro, a un horcón de la choza.
* ¿Me llevaré la carabina? –se preguntó Zenón, mirando la carabina Winchester de sus padres, colgada de la pared.-Mejor será que no- se contestó –pesa mucho.
* ¿Me llevare la cerbatana? Mejor será que no –Es muy larga.
Y después de sacar lombrices, para carnada, cavando con su machete en la tierra húmeda de la chacra se marchó caña al hombro río arriba en buscade un sitio apropiado. Encontró una linda y amplia playa, con agua remansada. Cortó una adecuada ramita para ensartar en ella por las agallas los peces que cogiera. Zenón estaba pesca que pesca en la soledad quemada del sol, ningún tiro era perdido, tanto que ya tenía casi cubierta de peces de toda clase y tamaño la ramita más de un metro de longitud…
De pronto, el muchacho se fijó en unosmontoncitos de arena y de hojarasca que se levantaban en la playa no muy lejos de él. “Huevos de caimanes”, se dijo y siguió pescando. Sin hacer caso del fuerte sol de la media mañana, ni de las mariposas que se posaban en su desnuda cabeza de pelos erizados, ni de los tábanos que le picaban en los pies descalzos y en las manos.
Pero esos montoncitos de hojas y arena que encerraban huevos decaimanes, le fascinaban; había oído contar que los huevos de caimán sonaban como campanillas, al ser tocados y que ante ese sonido aparecían furiosos los caimanes, sobre todo las caimanas.
¿Seria cierto? Sin embargo, ¿Dónde estaban los caimanes? No los veía en el rio. Solo había visto pasar por la otra orilla una boa…
Los caimanes estaban cerca, indudablemente, andando en el bosque o descansando bajolos árboles.
¡No, no!, de ninguna manera tocaría esos peligrosos montoncito… ¡Si hubiera traído la carabina! Ya tenía una gran sarta de pescados. Y era hora de volver…enroscó su sedal en la caña, sumergió dos veces la sarta en el agua…y se iba…pero esos montoncitos de hojas y arena, ¡bah!, ¿por qué no hacer la prueba? Después correría, correría, ¿acaso no sabía correr? Los caimanes no loalcanzarían… Y el atrevido Zenón tocó rápidamente con la punta de su caña no solo un montoncito, sino tres, de modo que se produjo un simultáneo campanilleo… y muchos caimanes, los ojos chispeaban y con tremendo ruido, se vinieron contra él del bosque, de aguas arriba, de la otra ribera…
Zenón, felizmente, trepó como un mono a un árbol de su vera. Los caimanes, rabiosos, gruñendo, ojos encendidos,...
tracking img