Comprensiones ectoras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5232 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Escuela Isla del Laja
Los Ángeles
ANTES DEL VERANO
Santiago, 8 de abril.

Querida Elisa:
Si tú dices que yo me he portado como una rata contigo, incluso como una rata de acequia con la cola pelada, tienes mucha razón, pero no toda. Y en mi descargo puedo contarte que ha habido tanto enredo en mi casa, tanto, que cuesta encontrar un momento para sentarse a escribir.
¿Te acuerdas que haceun tiempo mi papá dejó su trabajo de toda la vida en esa fábrica que hacía galpones y construcciones de estructuras metálicas? ¿Y que se instaló por su cuenta con un socio para hacer unas construcciones prefabricadas, de esas que son como los productos Acmé del coyote que persigue al Correcaminos? ¿Y que íbamos a ser poco menos que millonarios y todo eso? Total que ahí estaba el pobre papá,trabajando de sol a sol, convenciendo a la gente de que sus casas y oficinas eran lo máximo, cuando de repente el socio se escapó con todo. No sé muy bien cómo fue, pero parece que este señor iba juntando la plata y le pedía al banco y juntaba más y al final se puso las zapatillas con clavos y se arrancó, dejando al papá con las puras deudas y unas casas a medio hacer. Imagínate el drama. ¡Pasarle a él,que es tan responsable! Así que ahora tenemos la casa en venta y parece que nos vamos a tener que cambiar de colegio e irnos a vivir con la abuela y sus cien mil perros. Claro que esto es mientras se aclara todo y los policías encuentran al socio. El papá, siempre optimista, dijo que por suerte no fue él a la cárcel. Eso yo no lo entiendo. ¿Por qué si a alguien lo estafan se tiene que ir a lacárcel, igual que si hubiera matado a una persona o robado a una familia inocente? Creo que en ese sentido la ley es injusta.

Acá están todos un poco raros y uno tiene que andar con mucho cuidado no molestar a nadie. Y cada cual se pone raro por cualquier cosa.
El papá anda tan sospechosamente amable que al final uno se siente culpable de abusar de él. Hace lo que jamás había hecho,como poner la mesa, lavar los platos y corregirle las tareas a Tomasito que, de todas maneras, nunca tienen un error.
La mamá parece un zombie, con los ojos como platos y ordenando cada armario, closet o cajoncito que pilla: mete las cosas en una caja, después las reubica en cajas más chicas, al rato las empaqueta y rotula, después desenvuelve algunas y las pone en los estantes. Parece una ardillacon sus nueces. Además, con tanta gente que viene a ver la casa en venta, no dura concentrada en nada.
Mi hermana Magdalena, alias La Manena, anda histérica. ¿Te acuerdas que cuando viniste en el verano ella andaba con ataque de adolescencia? La enfermedad sigue en pie y con nuevos síntomas. Alega por todo y al final termina llorando. ¿Tú crees que nosotras vamos a ser así cuando cumplamosquince? De repente me preocupa, porque falta poco y yo no estoy preparada para esa metamorfosis. En cambio, Tomasito y yo somos los únicos normales. Él sigue fanático de los dinosaurios; está tan sabio, que el otro día lo llamó el profesor de un octavo para que les diera una charla a sus alumnos. ¡Imagínate a ese niñito de ocho años dándoles una disertación a esos grandotes! Y él, como si nada, felizporque le regalaron unos chocolates [...].

Hace un rato vino una familia que ya ha venido como cien veces a ver la casa. Según la mamá, están muy interesados, porque cada vez traen a alguien más a conocerla; las abuelas, los primos, amigos. Son antipáticos, toquetean cada muralla y dan unos golpecitos, y lo que más les gusta es abrir los clóset y meter sus cabezotas adentro. Hoy vinieron con unaniña de unos siete años que se puso a gritar como loca cuando vio la colección de arañas y bichos disecados de Tomasito. Cada vez que vienen a ver la casa, La Manena se encierra en su pieza y hay que suplicarle para que abra la puerta. Según ella, esta es la peor desgracia que puede haber pasado, la ruina, el caos, la desesperación, la degradación, puras palabras que, según mi papá, demuestran...
tracking img