Conquista de cuscatlan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1128 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CONQUISTA DE CUSCATLAN
En Junio de 1524, partió de Ixinché (capital de los Cachiqueles) la primera campaña contra Cuscatlán por la familia Alvarado. Con pocas tropas españolas, pero con un cuantioso número de indios, comenzó la masacre en Escuintla (Itzcuintlán), donde hizo pasar a cuchillo toda la población, a finales de Junio atravesó el Río Paz (Paxa) penetrando el norte del territoriocuzcatleco. El primer poblado que encontraron fue Nahuizalco (Mojicalco) pero estaba desolado, los habitantes se habían escondido en los montes, lo mismo sucedió cuando llegaron a Izalco. En las afueras de esta ciudad se halla la quebrada de "Los Olotes", y allí también existe una poza hoy llamada "de la conquista" y que, según el historiador salvadoreño Santiago Barberena, fue de allí que el mayorde la familia Alvarado, don Pedro, sin aún haber ganado una batalla, exigió a los locales a someterse a España.
Se dirigieron de allí al pueblo de Acatepec (Acatecpán), que también halló vacío. De Acatepec llegaron al pueblo deAcaxual, ciudad al este del hoy puerto de Acajutla. Los españoles hallaron no lejos de Acajutla, cerca de Tacuxcalco, la primera resistencia abierta de los Pipiles.Los guerreros Pipiles llevaban corazas de algodón acolchadas que cubría todo su cuerpo, éstas eran bastante pesadas e incomodas para una batalla militar, y si caían ya no se podían levantar. 

Leamos lo que Alvarado escribía en sus cartas a Hernán Cortés sobre la campaña de Cuscatlán. Estas cartas, dicho de paso, constituyen los primeros documentos históricos que mencionan la tierra cuzcatleca:Aquí en este reencuentro me hirieron muchos españoles y a mí con ellos, que me dieron un flechazo que me a pierna y entró la flecha por la silla, de la cual herida quedé lisiado que me quedó la una pierna más corta la otra bien cuatro dedos... de aquí partí para otro pueblo que se dice Atebuán, y ahí me enviaron los señores de Cuscatlán, sus mensajeros para que diesen obediencia a SusMajestades y a decir que ellos querían ser sus vasallos y ser buenos y así le dieron a mí en su nombre. Y yo les recibí pensando que no mentirían como los otros.
Y llegando que llegué a esta ciudad de Cuscatlán hallé muchos indios de ella que me recibieron y todo el pueblo alzado y mientras nos aposentamos no quedó hombre de ellos en el pueblo que todos se fueron a las sierras y como vi esto yo envié mismensajeros a los señores de ahí a decirles que no fuesen malos y que mirasen que habían dado la obediencia a Su Majestad y a mí en su nombre, asegurándoles que viniesen, que yo no les iba a hacer guerra ni a tomarles lo suyo, sino a traerlos al servicio de Dios Nuestro Señor y de Su Majestad.
Enviáronme a decir que no conocían a nadie, que no querían venir, que si (para) algo les quería ahíestaban esperando con sus armas. Y desde que vi su mal propósito le envié un mandamiento y requerimiento de parte del Emperador señor nuestro en que les requería y les mandaba que no quebrantasen las paces ni se rebelasen, pues ya se habían dado por sus vasallos. Donde no, que procedería contra ellos como con traidores alzados y rebelados contra el servicio de Su Majestad y que les harían la guerra ytodo los que en ella fuesen tomados, a vida serían esclavos y los herrarían. Y que si fuesen leales, de mí serían favorecidos y amparados como vasallos de Su Majestad.
Y a esto no volvieron los mensajeros ni respuestas de ellos. Y como vi su dañina intención y porque aquella tierra no quedase sin castigo, envié gente a buscarlos a los montes y sierras, los cuales hallaron de buena y pelearon conellos e hirieron españoles e indios mis amigos. Y después de todo fue preso un principal de esta ciudad y para más justificación le tomé a enviar con otro mi mandamiento y requerimiento. Y respondieron lo mismo que antes.
Y luego, como vi esto, yo hice proceso contra ellos y contra los otros que me habían dado la guerra y los llamé por pregones y tampoco quisieron venir. Y como vi su rebeldía y...
tracking img