Cuadro comparativo de socrates, platon y aristoteles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3718 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SOCRATES

Ciudad y fecha de nacimiento y muerte:
Nació hacia el 470 a.c. y murió en el 399 a.c. En Atenas.
Maestro de:
Platón, Euclides, Fedón, Jenofonte y Aristipo.
Obras:
En el mundo solo se le conoció a través de sus discípulos Platón, Jenofonte y Aristófanes, que escribieron sobre él, ya que no dejó ninguna doctrina filosófica escrita.
Método:
A primera vista, Sócrates habla detodo, como si sus lecciones fueran estudiadas o preparadas, pero en verdad él tan sólo salía a la calle y conversaba cordialmente con todos, la conversación era espontánea y cualquiera de ellos podían sacar a relucir un tema y Sócrates lo debatía.
Se centro únicamente en el tema de la humanidad y todo lo relacionado con ello, ya que estaba lleno de inquietudes y sugestiones. Para concienciar atodos de su ignorancia, Sócrates utilizaba la ironía, preguntándoles la definición de algo como la justicia, la piedad... algo que se sabía cuando no se preguntaba pero al preguntarlo no se sabía expresar, por lo cual dejaba sin respuesta a todos esas personas que eran consideradas sabias. Tras haber conseguido lo primero actuaba como una comadrona ayudándoles a dar a luz ese conocimiento quellevamos dentro, utilizaba la mayéutica que consistía en hacer preguntas de tal forma que el otro llegue a descubrir esa verdad por si mismo mediante la razón natural.
Ética:
Para él los valores éticos y la virtud debían tener un fundamento absoluto, ajeno a las circunstancias y accesible a la razón.
El objetivo de Sócrates era el de educar al hombre por medio de un continuo ejercicio en busca delbien que, en la ciudad, no podía ser otro que el bien colectivo, la justicia. Ese ejercicio tenía también un nombre, areté, la excelencia humana, la virtud.

De este modo Sócrates lleva a cabo una revolución en la tabla tradicional de los valores. Los verdaderos valores no son aquellos que están ligados a las cosas exteriores, como la riqueza, el poder o la fama, y tampoco aquellos que estánligados al cuerpo, como la vida, la fuerza física, la salud o la belleza, sino exclusivamente los valores del alma que se hallan todos incluidos en el conocimiento. Por supuesto, esto no significa que todos los valores tradicionales se conviertan en antivalores, sin más; significa sencillamente que por sí mismos carecen de valor. Sólo se convertirán en valores si se utilizan como lo exige elconocimiento, es decir, en función del alma y de su areté.

Finalmente se llega a una respuesta precisa e inequívoca: el hombre es su alma, puesto que su alma es precisamente aquello que lo distingue de manera específica de cualquier otra cosa. Sócrates entiende por alma nuestra razón y la sede de nuestra actividad pensante y ética. En pocas palabras: el alma es para Sócrates el yo consciente, esdecir, la conciencia y la personalidad intelectual y moral. En consecuencia, gracias a este descubrimiento “Sócrates creó la tradición moral e intelectual de la que Europa ha vivido siempre, a partir de entonces” (A. E. Taylor). Uno de los mayores historiadores del pensamiento griego ha precisado aún más: “la palabra alma, para nosotros, debido a las corrientes espirituales a través de las cuales hapasado a lo largo de la historia, siempre suena con un matiz ético y religioso; al igual que las palabras “servicio de Dios” y “cura de almas” (también utilizadas por Sócrates), suena a cristiana. Pero este significado superior lo adquirió por primera vez en la predicación protréptica de Sócrates (W. Jaeger).

Es evidente que si el alma es la esencia del hombre, cuidar de sí mismo significa cuidarno el propio cuerpo sino la propia alma, y enseñar a los hombres el cuidado de la propia alma es la tarea suprema del educador, que fue precisamente la tarea que Sócrates consideró haberle sido encomendada por el Dios, como se lee en la Apología: “Que ésta… es la orden del Dios; y estoy persuadido de que para vosotros no habrá mayor bien en la ciudad que esta obediencia mía al Dios. En verdad,...
tracking img