Cuento.. abril agridulce

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2629 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Abril agridulce.

Era una tarde de abril de aquellos tan añorados años, el sol brillaba con todo su esplendor, su enigmática figura era como un diamante fundido en la frescura de una mañana perdida, en aquel oasis donde todo ensueño podía ser un grito de esperanza y fe, en donde los sueños no dudaban ser realidad… era lo que prometían las nuevas tierras… y el olor de primavera que desprendíael ambiente.

En el mar, muy cerca de ahí, viajaba una navegación proveniente de Europa, y consigo personas de la mas alta sociedad, entre ellos iba yo, una joven ingenua, creída y arrogante, mi nombre es Amelia Charlotte Melina Nicole de Porto Bello y no necesariamente porque yo me considerara así, eran las habladurías que la gente comentaba, personas que como vulgarmente les decía “sinquehacer”, pero que a decir verdad tenían tanta razón, yo era una chica de espíritu libre, la libertad era mi razón de ser, sin embargo a raíz de la muerte de mi madre todo comenzó a cambiar. El viaje hacia un lugar distinto a lo que fuera mi país, me tornaba melancolía, enojo, y un gran disgusto por la simple razón de llevar la contraria a mi padre, sin embargo entre un estado de querer y no querer,me entrañe en las aguas de aquel profundo océano… el motivo de aquel viaje tan repentino fue la absurda actitud que había adquirido, James Arthur David Philip de Porto Bello era el nombre de mi padre, un hombre con tan finos y respetables modales, pero que a pesar de eso siempre trataba a la gente como lo que eran, personas valiosas por si mismas.
Después de tantos días de recorrer aquellastranquilas aguas, llegamos a nuestro destino final, una pequeña población llamada Pie de la Cuesta, donde ya nos esperaba una grata bienvenida por los lugareños de aquella población, pero yo, solo podía ver y vislumbrar rostros felices y extasiados, era una sensación tan extraña. Desde ese primer instante supe que era el momento fulminante pero mi arrogancia no lo quería reconocer, pero se sentía enel aire y en la arena que cogían mis zapatos al caminar…

7 de abril de 1947.
La primavera llegó, como todos los años, sin embargo en mi corazón innova una idea sin dirección y sin motivo, vaga en mis pensamientos, es Acapulco, la perla del pacifico, la perla de mis hirientes sentimientos… esta mañana arribo el crucero sin percances ni incidentes que pudiera mencionar, mi padre esta ansiosocon el viaje, cree saber que será el evento culminante a todos mis problemas y aflicciones... tal vez muy dentro de mí se, que pudiera ser verdad, y no me atrevería a decir eso, de no ser por aquel cabello alborotado y esos brillantes y rasgados ojos negros que ví andando en la bahía, me aterra decirlo pero es muy tentador no mencionarlo, fue como la explosión de una bomba en mi corazón, parecíacomo si todo hubiese conspirado para que fuera casi perfecto… esta tarde el sol se ocultaba con gran majestuosidad, esa puesta de sol traería consigo aquel momento que nunca olvidaré, fue un juego de miradas, de esas que te dejan un hueco en el estómago, y que con solo acordarte se pinta un sonrisa en tu rostro, de aquellas en las que olvidas hasta el nombre de tu mascota.

Esa fue la primera notaque escribí en el diario que me regalo mi madre como obsequio de XV años, primera de tantas que venían en camino…. Aaah y como olvidar aquellas ansias de volverlo a ver otra vez.

10 de abril de 1947.
Han pasado 3 días desde aquel mágico encuentro, de aquel que creí que seria uno de tantos que tendría, pero claro muy bello para ser verdad. Hoy fue un día común y corriente, el viaje me hasentado bien, creo que he comenzado a valorar mas a mi familia, la tía Antia es muy buena persona, hace una semana no tenía idea de su existencia y hoy hasta me siento como en casa, mamá estaría muy feliz de estar aquí, sin embargo, escuchar aquellos gallos cantar, es atormentador, en verdad que si, pero ya me iré acostumbrando. Estoy emocionada, mañana iremos a la ciudad de compras, dicen que venden...
tracking img