Cuento revolucionario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3462 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Cuento de la Revolución”
Leandra de grandes ojos negros, y cabello rizado, era una mujer muy hermosa, casada con Ignacio un campesino muy trabajador. Tuvieron seis hijos, vivían en una choza, pues había sido despojados de sus tierras por el Huertista.
El hijo más grande de esta familia era Rafael. Con muy buenos ideales se unió a la División del Norte; donde comienza su historia.
Rafael detan sólo dieciocho años abandonó a su familia para ser un revolucionario; se fue del campo y emprendió camino. En su trayecto conoció a Rosa que andaba por el rio lavando su ropa. Este quedó impactado por la belleza de Rosa; pues era la viva imagen de la virgen de Covadonga, una mujer con cabello rizado y grandes ojos verdes, con una piel tersa y blanca. Parecía un sueño estarla viendo, como siesta no fuese real.
Rafael se detuvo y pregunto su nombre…
-Buenos días señorita-
Sorprendida, pues no sabía que la observaban
-Oh, buenos días joven-
La mirada fue impactante para los dos y fue como amor a primera vista; le ayudo a darle señas de por dónde iba Villa por si se quería unir, y juntos conversaron de Huerta; y a Rafael, le pareció más interesante Rosa, pues sab8ia mucho para sertan linda.
Rosa lo invitó a la choza y el le ayudo a colgar la ropa que había lavado en el rio, los dos platicaron sobre sus vidas, muy cortas por cierto. Se hizo de noche y Rosa le sugirió a Rafael que se quedase en la choza, pues podría ser peligroso irse ahorita.
A la mañana siguiente Rosa no vio a Rafael y se puso triste, ya que había sentido cierta atracción por el, pero lo que no sabiaera que este se había ido al rio a bañarse y lavar su ropa.
Entonces Rosa lo vio de la ventana y se alegro de que aun siguiera. Hizo café de olla en el brasero y le invito a almorzar. Después de que se secó la ropa de Rafael tenía tenia que haber una despedida. Pero Rosa le pidió irse con el, pues ella quería luchar con Huerta.
Rosa sacó un rifle que guardaba en un baúl que era de su padrefallecido; Rafael, se puso muy rudo en ese aspecto pues no quería que le pasase nada a Rosa, pues era muy joven para aventurarse un esta época, tan llena de violencia, lo mejor seria que ella esperara su regreso… En fin ella tan terca le dijo que no haría lo que el pidiera, pues ante todo amaba su patria. Y Rafael, le besó la mejilla, y le dijo q estaba muy agradecido, de haberla encontrado; ella lesusurró al oído que no la convencería de quedarse, pues ya estaba decidido.
Salieron esa misma noche dirigiéndose al norte, en busca de lo de la División; y en el camino Rosa creyó ver una sombra, detrás de los arboles, pero Rafael, le dijo que tal vez había sido un animal, pero no si era una persona y armada, los dos se asustaron, pero esta persona venia en son de paz. Les preguntó en donde seencontraba el pueblo de Tecomitl y ella se percato de que era muy guapo este hombre, y pues si le gusto mas que el pobre de Rafael, aunque Rafael era muy lindo y caballeroso, aunque era un simple campesino para ella, pues se dio la oportunidad de salir de ese pequeño lugar donde se alojaba, ya que quería conquistar el mundo, y por esa misma razón había traído consigo misma sus centenarios de oro,que le había dejado su padre.
El hombre que encontraron entre los arboles, era alto, como de unos veintisiete años, muy caballeroso, y con una mirada cautivadora, de grandes ojos cafés, parecía gachupín; a el no le pareció muy interesante Rosa, mas bien algo extraña y desnutrida; pero aun así con algo interesante. Su nombre era Santiago, y era mexicano, pero sus padres también fallecidos como losde Rosa, eran españoles; Rafael, sintió que Rosa miraba con frecuencia a Santiago, y no le quitaba la mirada de encima, éste ya se había dado cuenta y estaba algo apenado, porque creía que Rafael era esposo de Rosa; confundido por la situación le pareció que Rosa era algo inmoral, pero que se podía esperar en el tiempo de la Revolución, todas las mujeres generalizando eran así, muy cuscas y...
tracking img