Cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2605 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Prologo 
Un simple paso errado en tu vida, puede acarrearte graves consecuencias en toda tu existencia.
Una simple chica.
Una vida normal.
Tu familia.
Tus amigos.
La tranquilidad.
La libertad.
Tus creencias.
Todo puede desaparecer por ver algo que no debías haber visto.
Un simple día.
Una simple curiosidad.
Y todo se irá para no volver jamás.
"Si alguna vez has pensado que tu vida esmuy simple, aburrida y normal, nunca desees cambiarla, porque no siempre será a mejor. Confórmate con lo que tienes y vive tu vida de paz y tranquilidad¨
Nina, la exiliada.

cap. 1ª
La habitación estaba siniestramente oscura cuando, tumbada en el centro de esta, Nina abrió los ojos de par en par. Miró a un lado y a otro, intentando ver algo que la orientara del desconocido lugar.
Peronada. 
No había nada, nada que pudiera ver. La densa oscuridad lo hacía imposible.
Dios, ¿dónde demonios estaba? No lo sabía, estaba tan oscuro que no podía ver nada más aparte de grotescas manchas borrosas por todas partes: el suelo, las paredes, el techo... 
No sabía dónde ni el por qué estaba allí, pero había una cosa que sí estaba segura: el lugar olía terriblemente a muerte.
Aturdida ytotalmente desconcertada se incorporó tambaleante hasta ponerse en pie. Tiritó levemente y se encogió, abrazándose los codos; una punzada de frío la recorrió todo el cuerpo, calándole hasta en los huesos, cuando las palmas de las manos tocaron sus desnudos brazos. Las tenía completamente congeladas y humedecidas de...¿agua?, pensó ella en un principio, pero era imposible que el agua en sí estuviese tandensa y, más extraño aún, eran pegajosas como si fuese saliva demoníaca, aunque, sinceramente, preferiría que no lo fuera.
Sin pensárselo dos veces se acercó las manos a los ojos, intentando descifrar qué demonios tenía en ellas, pero en seguida se arrepintió de haberlo hecho. Sintió unas horrorosas ganas de vomitar allí mismo, en ese preciso instante. Tuvo que morderse el labio para no echar lapota. La boca le sabía a sangre y sufrió otro ataque de náuseas. 
Empezó a dar arcadas violentamente y su cuerpo se sacudió una y otra vez hasta que no pudo mantenerse en pie y cayó de rodillas en el mugriento suelo.
Se encogió hasta quedar hecha un ovillo.
Le ardían las mejillas, le dolía el corazón y tenía los pelos del flequillo pegados en el rostro por el sudor, aunque ni hizo ademán deapartárselos de la cara, porque lo único que conseguiría sería empeorar más su desastrosa situación, si es que era posible.
El pecho se convulsionaba agresivamente, tanto que le empezaba a doler todos los huesos del cuerpo, hasta que al final tosió y vomitó bocanadas de agua agria.
Todavía sentía la bilis en la boca y en los labios cuando se incorporó, vacilante y tambaleante. 
Tenía todos losmúsculos del cuerpo tenso y tembloroso aunque también le escocían los ojos de haber llorado, cosa que no se había dado cuenta hasta ahora.
Inspiró profundamente para tranquilizarse un poco, pero se atragantó al hacerlo; un terrible olor pestilente atravesó su garganta, revolviéndole el estómago. La sensación de vómito regresó, pero la reprimió y de una sacudida se despojó de todos esos inútilespensamientos. En esos momentos todo lo que necesitaba pensar era en cómo salir de aquel extravagante y tenebroso “lugar”, aunque dudaba que algún sitio tuviera aquel aspecto tan...
Sobrecogedor.
Entrecerrando los ojos y por vez primera observó la habitación: tenía cuatro paredes -por lo menos había algo que se asemejaba a la realidad, porque era imposible que aquella especie de “habitación” existiera o,¿se equivocaba?- y situada en una de ellas había una puerta que en sí, parecía normal y corriente, si es que había algo de normal allí; el techo no era alto, en el centro de ésta colgaba una lámpara con forma de araña; el suelo estaba mugriento y encharcado de algo que Nina no pudo identificar, pero estaba totalmente convencida de que agua no era y tampoco se encontraba por la labor de...
tracking img