Cuentos revolucionario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 178 (44273 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
DISTRUBUYE PRODUCCIONES SUBVERSVAS
DIFUSION LIBERTARIA
PROHIBIDA LA NO REPRODUCCION TOTAL O PARCIAL DE ESTE TEXTO.
SI DESEAS OBTENER MAS TITULOS DE FOLLETERIA LIBERTARIA ESCRIBE A: fanzin_resiste@hotmail.com





















PROLOGO
La selección de cuentos y relatos que presentamos no se corresponde del todo con la que dio pie a la compilación en cuatro pequeñosvolúmenes publicada entre 1923 y 1924 por el Grupo Cultural ‘Ricardo Flores Magón’ dentro de la serie Ricardo Flores Magón: vida y obra, a cargo de Nicolás T. Bernal. Como se sabe el contenido de Vida-nueva. Cuentos y diálogos relacionados con las condiciones sociales de México (s.a.) y Abriendo surco. Cuentos relacionados con las condiciones sociales de México (1923) fue integrado posteriormente aSembrando ideas. Historietas relacionadas con las condiciones sociales de México (1923), y a Rayos de Luz. Diálogos relacionados con las condiciones sociales de México (1924). Estas dos últimas publicaciones fueron integradas (1976) en ¿Para qué sirve la autoridad? Y otros cuentos, publicado por Ediciones Antorcha (México, D. F.).
Hemos dejado fuera dos textos que por su formato consideramos queson en rigor artículos políticos (‘¡Bandidos!’ y ‘Los inquietos’, publicados inicialmente en Rayos de Luz); asimismo incorporamos otros que no fueron considerados por los editores de las ediciones mencionadas (‘La huelga’, ‘La prensa y el carácter de imprenta’, ‘Las dos siembras’, ‘El fardo’, ‘En la calle’, ‘Telarañas’ y ‘Revolución’). El orden en que se presentan aquí corresponde al de la fechade su primera publicación en la cuarta época del semanario angelino Regeneración. Al final de cada una de sus fichas se encuentra la fecha número y página de la misma.









Dos revolucionarios
El revolucionario viejo y el revolucionario moderno se encontraron una tarde marchando en diferentes direcciones. El sol mostraba la mitad de su ascua por encima de la lejana sierra; se hundíael rey del día, se hundía irremisiblemente, y como si tuviera conciencia de su derrota por la noche, se enrojecía de cólera y escupía sobre la tierra y sobre el cielo sus más hermosas luces.
Los dos revolucionarios se miraron frente a frente: el viejo, pálido, desmelenado, el rostro sin tersura como un papel de estraza arrojado al cesto, cruzado aquí y allá por feas cicatrices, loshuesos denunciando sus filos bajo el raído traje. El moderno, erguido, lleno de vida, luminoso el rostro por el presentimiento de la gloria, raído el traje también, pero llevando con orgullo, como si fuera la bandera de los desheredados, el símbolo de un pensamiento común, la contraseña de los humildes hechos soberbios al calor de una grande idea.
—¿Adónde vas?, preguntó el viejo.—Voy a luchar por mis ideales, dijo el moderno; y tú, ¿a dónde vas?, preguntó a su vez.
El viejo tosió, escupió colérico el suelo, echó una mirada al sol, cuya cólera del momento sentía él mismo, y dijo:
—Yo no voy; yo ya vengo de regreso.
—¿Qué traes?
—Desengaños, dijo el viejo. No vayas a la revolución: yo también fui a la guerra yya ves cómo regreso: triste, viejo, mal trecho de cuerpo y espíritu.
El revolucionario moderno lanzó una mirada que abarcó el espacio, su frente resplandecía; una gran esperanza arrancaba del fondo de su ser y se asomaba a su rostro. Dijo al viejo:
—¿Supiste por qué luchaste?
Sí: un malvado tenía dominado el país; los pobres sufríamos la tiranía delGobierno y la tiranía de los hombres de dinero. Nuestros mejores hijos eran encerrados en el cuartel; las familias, desamparadas, se prostituían o pedían limosna para poder vivir. Nadie podía ver de frente al más bajo polizonte; la menor queja era considerada como acto de rebeldía. Un día un buen señor nos dijo a los pobres: “Conciudadanos, para acabar con el presente estado de cosas, es necesario que...
tracking img