Cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3952 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Payaso Pitillo y la Fiesta de Cumpleaños
En una tarde de primavera, se iba a celebrar la fiesta infantil de los gemelos Toto y Tato. Se organizaba todo a lo grande y se esperaba la llegada de un payaso para animar la fiesta con un gran show. Había gran alboroto en la casa y ayudaban todos: los padres, los primos, los tíos, los abuelos e incluso el perrito que cuidaba los globos que habíatraído en su camioneta el papá. Se decoraron las paredes, se colgaron cadenetas y se pegaron adornos en las paredes con las figuras favoritas de los cumpleañeros. Por la tarde llegaron los invitados y todos llevaban dos regalos para ambos gemelos. Por fin llegaó el payaso Pitillo y se armó una gran fiesta con todos los niños que gritaban y bailaban muy contentos con Toto y Tato. Muchos niños decían:“¡Esta sin duda es la mejor fiesta del año muchachos!”. Pero lastimosamente en el mejor momento de la fiesta del cumpleaños, se interrumpió la energía eléctrica por un desperfecto en la zona y los niños quedaron tristes y enojados porque la fiesta recién iba por la mitad. Algunos niños se despedían de los gemelos (con tristeza porque en realidad quería que continuara la fiesta) pero los gemelos nopudieron aguantar y rompieron en llanto lamentándose por lo que estaba ocurriendo. Todos se lamentaban pero nadie hacía algo para solucionar el problema. Entonces el payaso Pitillo al ver esto empezó a llamar a todos los niños y les dijo: “No se vayan. La fiesta no ha terminado”. Entonces hizo que los niños se sienten y formaran un círculo. El payaso se puso al medio de ese círculo y dijo: “¡Cuandotermine de contar hasta cero, los iré a buscar a cada uno, así que escóndanse bien porque el que no lo haga, no comerá torta! …10, 9, 8…”. Entonces Toto y Tato dijeron al mismo tiempo: “Bien!!! …. jugaremos a las escondidas!!!” Ese día definitivamente hubo la mejor fiesta del año para esos niños pues se divirtieron mucho jugando a las escondidas con el payaso Pitillo quien tuvo la iniciativa deiniciar el juego haciendo que ese momento de tristeza se convierta en uno lleno de alegría.

La leyenda de los ángeles de la guarda
Desde hace mucho tiempo existe un mundo bien lejano “en donde los leones juegan con los venados” y que posee flores de muchos colores, inmensos mares celestes, árboles frondosos, un maravilloso cielo sin nubes; y es habitado por pequeños ángeles. Un día, un niñollamado Marco, estaba correteando y volando con sus pequeñas alas, muy feliz. Luego de jugar durante horas, Marco se cansó y se echó en el pasto mirando el cielo azul. De pronto vio un puntito amarillo en el cielo que se iba acercando más y más e iba creciendo poco a poco. Entonces Marco pensó: “¡Debe ser una estrella fugaz!”. Así que se apresuró en volar para seguir a la veloz estrella. Cuando laalcanzó, vio que había solamente una cajita. La abrió y vio que adentro tenía una llave enrrollada en un papel que decía: “Pedrito”. De pronto escuchó una voz fuerte que decía: “Marco, esa cajita que viste, es para ti. Soy el señor, tu Dios, y debo decirte algo muy importante”. Entonces Marco respondió: “Señor, te escucho, ¿quién es Pedrito?”. “Pedrito es un niño que va a nacer pronto en La Tierra.Por ello necesito que vayas con él para que lo cuides siempre”. Con él todo será felicidad, pero cuando no se porte bien seguramente te sentirás triste. Serás su amigo incondicional y harás que no se sienta solo. “¿Y la llave?, ¿para qué me servirá?”, dijo el ángel. “Esa llave te servirá para abrir el corazón de Pedrito, cuando se cierre cada vez que no se porte bien. Si Pedrito cierra su corazónmuchas veces, entonces la llave se gastará y ya no servirá. Ahora apresúrate pues Pedrito va a nacer pronto”. Entonces, el ángel tomó la cajita con la llave y el papel adentro, y se apuró para llegar al lado de Pedrito y ser su ángel de la guarda.
Seamos obedientes para no entristecer a nuestros padres, nuestro ángel de la guarda y Dios. No cerremos nuestros corazones muchas veces porque...
tracking img