De todo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8391 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÉTICA Y MERCADO
En el Museo del Louvre, en París, se conserva un enorme trozo de piedra negra en el cual está inscrito el Código de Hamurabi, promulgado en la antigua Babilonia diecinueve siglos antes de Cristo.
Se trata del código más antiguo que haya llegado hasta nuestros días. Su autor, el Rey Hamurabi de Babilonia, fue un gobernante justo y compasivo.
El Código garantizaba lo que hoyllamaríamos el mínimum vital a los esclavos enfermos, las viudas y los huérfanos. Establecía precios máximos para los granos, fijaba las cantidades de trigo que debía recibir un labrador o un balsero por día de trabajo y otorgaba, a los trabajadores por contrato, el derecho de acudir ante la justicia del Rey si recibían menos de lo prescrito.
El Rey Hamurabi, igual que muchos hombres justos en loscasi 4000 años que han transcurrido desde su reinado, consideró necesario emitir leyes para prevenir la explotación del débil por el fuerte.

El poder del soberano
Durante milenios, la fuerza bruta determinó quién daba las órdenes y quién las obedecía. En la guerra, los ejércitos vencedores esclavizaban a los pueblos vencidos y saqueaban sus posesiones. En la paz, el soberano prodigaba riquezas yprivilegios a unos y sometía a otros a la servidumbre y la pobreza.
Hoy nos asombra el poder irrestricto de las dinastías de la Antigüedad, y nos asombra aún más el hecho de que, en épocas relativamente recientes, gobernantes y pueblos predominantemente cristianos hayan sido tan insensibles al sufrimiento de los oprimidos.
En el siglo XVI, los españoles trajeron al Nuevo Mundo el escudo de losReyes Católicos y la Cruz de Cristo. Sin embargo, en la reseña de la Conquista, la crueldad de los conquistadores resalta más que la evangelización de los pueblos autóctonos.
La Constitución de los Estados Unidos, promulgada en 1787, garantiza a todos los hombres el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Sin embargo, transcurrieron casi cien años, y se libró la guerra másdestructiva del Continente Americano, antes de que la esclavitud fuera abolida en los Estados Unidos.
Y ¿qué decir del holocausto nazi? ¿Cómo explicar que, en pleno siglo XX, la voluntad de un pueblo culto y cristiano haya sido sometida a tal punto que, por acción u omisión, ese pueblo allanara el camino para el exterminio de seis millones de seres humanos en los campos de concentración?
Lahistoria de la humanidad enseña que el poder tiende a embriagar y tiende a corromper. Unos gobernantes fueron más compasivos que otros pero, en ausencia de límites institucionales al poder, la suerte de los gobernados queda supeditada a la voluntad y el capricho de quienes ejercen el poder.
Reyes, emperadores, faraones y dictadores modernos, elevados a la categoría de semidioses, detentaron poderabsoluto sobre los cuerpos y las mentes. Cuando los honores, la riqueza y la vida misma dependen de la voluntad del soberano, los hombres se doblegan. El servilismo de los pueblos subyugados se convierte entonces en estrategia de supervivencia, que alimenta la vanidad de los poderosos y contribuye a fortalecer su poder.

La búsqueda de la justicia
Es probable que la pregunta sobre lo que constituyeconducta justa haya sido planteada desde los orígenes mismos de la sociedad humana. Diferentes culturas

dieron respuestas diferentes a esta pregunta, y el supuesto origen divino de muchos soberanos del pasado tendía a asignar al propio soberano la última palabra sobre lo que es justo.
En los escritos de los filósofos encontramos más información sobre la evolución del concepto de justicia, queen las leyes emitidas por los gobiernos.
Y por lo menos desde la cultura helénica, el hombre buscó, en la naturaleza del propio hombre, la esencia del bien y el mal. En la cultura occidental, la ética (de los vocablos griegos que significan "carácter" y "costumbre") y la moral (del vocablo latino que significa "costumbre") tienen sus raíces en el derecho natural y en la Ley de Dios.
Damos, a...
tracking img