Decadencia, absolutismo y reforma. españa en el siglo xviii.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 91 (22693 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
DECADENCIA, ABSOLUTISMO Y REFORMA. ESPAÑA EN EL SIGLO XVIII.
I. Introducción
A principios del siglo XVII se inicia una grave crisis que, en algunos sitios de Europa se manifiesta de forma severa, principalmente en toda la cuenca mediterránea.
En España hay una crisis demográfica y económica.
Desde el punto de vista demográfico la gran peste bubónica entre 1598 y 1602produce un hundimiento de la población. Le siguen otros rebotes en 1616, 1630, 1631, 1648 y 1652, en estos años se llega al suelo de la crisis demográfica.
Para explicar esta crisis hay que recurrir al agotamiento interior económico y social. Una de las razones de este agotamiento hay que buscarla en la política imperial que ha mantenido la monarquía hispana, que se tradujo en un aumento de lapresión fiscal (población rural y artesanado).
Castilla es la que soporta el esfuerzo de las guerras europeas. A finales del siglo XVI, castilla está exhausta.
Se desatan una serie de crisis de subsistencia, malas cosechas y la aparición de la peste. A todo esto se la añade una decisión política: la expulsión de los moriscos en 1609.
En Castilla los moriscos suponían el 1,3% de lapoblación, pero en Valencia eran el 26,1%. Para el conjunto del reino de Aragón alcanzaban la cifra del 12,6% de la población, por consiguiente, la expulsión de los moriscos repercutió seriamente en el proceso de disminución demográfica de este reino.
En total el número de moriscos expulsados fue de 300.000, el 2,2% de habitantes de la monarquía española.
En 1598 la población de Españaera de 9.660.0000 habitantes, distribuida en:
Castilla: 8.300.000
Aragón: 1.360.000
------------
Total 9.660.000
A mediados del siglo XVII, la población de España se redujo a 7.800.000 personas, distribuidas en:Castilla: 6.700.000
Aragón: 1.100.000
------------
Total 7.800.000
Los datos de finales del siglo XVI son más fiables que los de mediados del XVII.
También hay una crisis en el desarrollo urbano. El interior de la península (lasmesetas) pierde ciudades, mientras que las zonas costeras, especialmente el área mediterránea, las gana.
Desde el punto de vista de la actividad agrícola y ganadera se observa el abandono de las explotaciones agrarias. La tierra, en aquella época, carecía de valor si no había trabajadores que la labraran. La caída de la población arrastró consigo la caída de la producción agraria.
Entre1590 y 1620 hay una acentuada caída de la producción. Entre 1652 y 1662 es cuando se llega al suelo de la crisis. Hasta 1680 una ligera subida y, a partir de 1680 comienza la recuperación.
La disminución de la producción supone una caída o, en el mejor de los casos, un estancamiento de las rentas.
La industria textil del interior ya había sufrido serias dificultades en el siglo XVI,debidas a la competencia del exterior y a la presión fiscal. La crisis provocó el hundimiento de esta industria, que llegó a su punto más bajo entre 1620 y 1630. España entra en el infortunio de la región mediterránea, incluyendo en ella al norte de Italia.
En la primera mitad del siglo XVII se produce una caída en la actividad comercial, tanto en la peninsular como en la colonial. Se acuñamoneda de vellón, inicialmente una aleación de cobre y plata, pero después con cobre solamente. Se mantenía el mismo valor nominal. El vellón quedaba para el comercio interior, mientras que la plata se usaba en el exterior.
La mayor cantidad de metales procedentes de América se dio en la década de 1590 a 1600, después fue descendiendo la afluencia de los mismos.
A comienzos del siglo...
tracking img