Dei verbum

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5907 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. Introducción
Ante todo deseo saludar a los asistentes y expresar mis felicitaciones a los organizadores de este importante ciclo de conferencias sobre el Concilio Vaticano II, que se desarrolla a poco de haberse conmemorado el trigésimo aniversario de la culminación de sus labores.
La fundamental importancia del Concilio para la vida del Pueblo de Dios es inocultable. La Iglesia vive hoydesde la perspectiva conciliar, desde aquel recogimiento del que hablaba Pablo VI, «para, viviendo en sí misma y por medio del Espíritu Santo, comprender mejor la Palabra eficaz de Cristo, para escrutar más profundamente el misterio, es decir, la presencia y el plan de Dios junto a sí y en su interior, y para alimentar cada vez más en sí el fuego de la fe, que es la fuerza misteriosa en la que seapoya su firmeza y su sabiduría, y el fuego del amor, que le impulsa a cantar las alabanzas de Dios sin interrupción» 1 . Hoy se ve claro que el Concilio no ha sido sólo un acontecimiento eclesial decisivo, sino que además él vive en la vida y misión de la Iglesia de estos tiempos de Nueva Evangelización.
Desde que el 8 de diciembre de 1965 llegaba a su fin la última sesión del Concilio EcuménicoVaticano II, los dieciséis documentos que produjo han venido marcando el norte para la marcha de la Iglesia de cara al milenio adveniente. Durante el tiempo transcurrido hemos podido ser testigos de la impronta del Concilio en la vida de la Iglesia, y comprendemos tanto como valoramos el amplio horizonte que abre para las generaciones del presente y del mañana.
A distancia de treinta años se veclaro cómo el Concilio no ha significado una relativización «según el espíritu secular» de «todo en la Iglesia: dogmas, leyes, instituciones, tradiciones» 2 , como algunos pretendían entonces y otros aún desdichadamente pretenden hoy. Los desvelos, palabras y ejemplos de los Sumos Pontífices Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, señalan claramente el horizonte por el que la granpalabra de entonces y de hoy, el "aggiornamento", adquiere su auténtico sentido eclesial: «comprensión del pensamiento del Concilio que hemos celebrado y aplicación fiel de sus normas, feliz y santamente promulgadas» 3
2. La Dei Verbum
Se me ha pedido tratar, en esta conferencia inaugural, sobre una de las cuatro constituciones que elaboró el Concilio, la Constitutio Dogmatica de DivinaRevelatione, más conocida como Dei Verbum. Como es evidente, cada una de las constituciones, así como cada uno de los demás documentos conciliares, tiene una innegable importancia. Me toca en esta ocasión destacar la gran trascendencia de la Dei Verbum, tanto en sí misma como para la marcha de la Iglesia de estos tiempos.
Ante todo se trata de una Constitución dogmática, al igual que la Lumen gentium. Estoya tiene su importancia particular 4 . La profundización sobre la divina Revelación constituye un don y una enseñanza autorizada que ilumina la marcha del Pueblo de Dios.
Especialmente cuando cierto relativismo y reduccionismo viene conduciendo a una crisis en la interpretación de la Palabra de Dios escrita, las luminosas enseñanzas de la Dei Verbum cobran una mayor importancia.
3. HistoriaEmpecemos por recordar algo de la historia de la notable Constitución. El día 18 de noviembre de 1965, en la octava sesión del Concilio, fue promulgada por el Papa Pablo VI la Constitución Dogmática sobre la Divina Revelación. Aparecía así uno de los documentos más breves y al mismo tiempo de más rica doctrina que ha promulgado el Concilio Vaticano II.
La Dei Verbum ha sido un documento de largagestación. Desde el primer esquema hasta su redacción final hubo un recorrido en que el permanente afán por profundizar con fidelidad en temas tan densos se fue concretando hasta que se llegó finalmente a proponer «la doctrina auténtica sobre la Revelación y su transmisión: para que todo el mundo, con el anuncio de la salvación, oyendo crea, y creyendo espere, y esperando ame» 5 .
El alcance y...
tracking img