Del oficio de ser aficionado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (576 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Del oficio de ser aficionado

De la liturgia del toreo, pletóricos, dominadores, valientes y artistas, surgen unos seres privilegiados para lidiar toros, dotados de una capacidad, valor y buen arteante el que nadie puede quedarse impasible. Suena y aletea el traqueteo del encuentro. Se acompasan, se conocen, se miran. Son uno solo en esto de vivir. Con su forma de estar, tan callados, tanligados, tan arremolinados en un solo devenir de olés, tan ellos… tan toreo.

Plantados como están les vemos, así, quietos, catársicos, catatónicos, atentos, engatillando la quijada al cuerpo,desafiando al instinto de conservación. Del encuentro de estos seres surge una espasmódica ausencia a la cual cada uno acude con una impavidez que espanta. Un silencioso grito raspa nuestras gargantas y seahoga en la desespera postrinera. Se acomodan, se cuadran, afirman los músculos, el lacrimoso camino que con estupor van marcando las gotas del esfuerzo ciñen el rumbo de su suerte. Inclinan la mirada,cierran los ojos, braman un suspiro y se templan. Surge el engaño, el bicho se arranca, va de lleno, codicioso, galopando nota por nota la sinfonía de este desencuentro. El patinegro rasguña lasentrañas de la tierra, contrae al viento y rompe fiero el letargo del momento. Encelado como va, en el instante mismo donde se cruzan sus destinos, ahí, y precisamente ahí, donde surge la magia, sin corregirni un aliento, en el mismo lugar donde clavan la suerte, lo reciben, lo mandan, y, corriendo lentamente y con ambición el templado pincel, traza con los últimos y cobrizos rayos del sol lo que enesencia es una obra de arte… olé.

Esto de ser lo que somos, aquende, donde se funde la historia, el mito y la propia realidad, por sobre los dos mil seiscientos metros de altura, es consecuencia de-por casi quinientos años- cargar un baúl de tauromaquia pura a rastras. Del Pedregal de Don Pachito –con sus centauros en oro y grana mi patrón- a don Jose María Plaza y su alternancia con Cagancho,...
tracking img