Delincuencia en calles

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1500 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
la calle es su mejor socio para hacer dinero, y al mismo tiempo, el escenario donde nadie quisieran que los vean, las largas noches envuelven su inframundo e intensifican cada vez más su falta de amor, pasión y esperanza, esos mismos sentimientos que alguna vez se les fueron arrebatados por experiencias nefastas que nunca más quisieran recordar, son ellos, las mujeres y homosexuales que seprostituyen a cambio de un par de soles, los mismos que causan zozobra ciudadana en pleno corazón de Chiclayo, y que provocan a más de un transeúnte cumplir sus más codiciadas fantasías.Todas las noches a partir de la nueve, entre las intersecciones de Pedro Ruiz y José Balta, encontramos a aquellas personas que no conocen los momentos de frio y lluvia, más aun cuando se trata de brindar sus serviciossexuales a cualquiera que se le cruce por su camino.¿Pero qué pasa o que ha pasado en las vidas de estas personas, para que hayan elegido un oficio tan criticado por la sociedad?, ¿qué pasa por las mentes de estos sujetos que cada día cargan un peso más lleno de discriminación, miseria y desdicha?
Vida desafortunadaUna gélida noche es embestida por un mar de lujuria en el núcleo de la ciudad, conatractivas y muy cortas prendas que desorbitan las miradas del más cándido circundante. Ahí encontramos a “La madona chola” como la llaman sus compañeras del oficio “más antiguo del mundo”, por sus rasgos parecidos al de la famosa reina del pop.Ella muy placenteramente me recibe con una sonrisa que disimula su fatídico mundo interior. Sin duda “nadie sabe lo de nadie”, es una frase que “La madonachola”, siempre responde a cualquiera que le pregunte el porqué la elección de su actual trabajo, que lo ha venido acompañando por más de 20 años.El caso de Romina, según ella su nombre real, es uno de los más singulares en su entorno laboral, no solo por la mala pasada que le jugó el destino, sino también por la ruptura de esa frase tan conocida: “De tal palo, tal astilla”, y es que ella tieneuna hija de 16 años de edad , muy educada, estudiosa  y que a pesar de conocer el trabajo de su madre, siempre está a su lado en los más duros momentos , Romina la considera como “el único motivo para vivir”, dice rezar a cada instante para que a su hija no le pase lo mismo que le paso a ella alguna vez, cuando era aún una niña.Ella tenía apenas 13 años de edad, y ya conocía el odio y recelo portodos los hombres que la rodeaban, su infinito pavor la consumía cada vez más cuando un muchacho de su edad se le acercaba para galantearla, su recuerdo de haber sido violada por dos de sus vecinos era cada vez mas abrumador  en su vida prematura; tres años después, fallecida su madre, sola y a cientos de kilómetros de distancia del resto de su familia, se metió al mundo de la delincuencia y lasdrogas, y por consecuencia de todo ello, al de la prostitución.
Hoy en día dice no tener más opción que seguir ejerciendo este oficio para llevar un poco de dinero a casa, ella señala no encontrar en ningún sitio un trabajo digno que acepte sus actuales antecedentes penales que lo han sellado para toda su vida.
Parada homosexual:Rechazados por algunos, buscados por otros, cuestión de gustos comodicen ellos, allí están los homosexuales vestidos de mujer, que noche tras noche se convierten en una maquina de erotismo para obtener dinero.¡La noche aún esta virgen mi amor!, escucho con más intensidad cada vez que me acerco tímidamente a unos pasos más allá de donde se encuentra el grupo de Romina; él es Ronald, un homosexual de 29 años de edad, que por la noches se exhibe con el nombre dePierina, un travesti que, junto a sus demás acompañantes, travestis también, condensan un ambiente más alborozado, que son combinados junto a coqueteos, silbidos y seducción para los clientes masculinos más especiales.Paradójicamente a mis pensamientos, Ronald afirma no estar incómodo en la ocupación sexual que ejerce, y es que considera a su lugar de trabajo, como: “el único sitio donde los hombres...
tracking img