Derecho penal del enemigo en las reformas constitucionales en materia penal del año 2008.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5932 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DERECHO PENAL DEL ENEMIGO EN LAS REFORMAS CONSTITUCIONALES EN MATERIA PENAL DEL AÑO 2008.

TRABAJO SUSTENTADO POR: LIC. JUAN CARLOS MAIZA HAU.
ESTUDIANTE DE LA MAESTRÍA EN DERECHO PROCESAL PENAL IMPARTIDA EN EL CENTRO DE ESTUDIOS DE POSGRADO, S.C., CON RESIDENCIA EN MÉRIDA, YUCATÁN.
SEGUNDO SEMESTRE, MÓDULO VI.

CAPITULADO

1. INTRODUCCIÓN.2. DERECHO PENAL DEL ENEMIGO

3. DERECHO PENAL DEL CIUDADANO

4. ASPECTOS DEL DERECHO PENAL DEL ENEMIGO EN LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.
A. LOS ARRAIGOS
B. LA RESTRICCIÓN DE COMUNICACIONES
C. LAS FACULTADES DE INVESTIGACIÓN DE LOS CUERPOS POLICÍACOS
D. EL PRINCIPIO DE OPORTUNIDAD

5. CONCLUSIÓN

INTRODUCCIÓN

El 18de junio del 2008 fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación reformas y adiciones a los artículos 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 73, 115 y 123, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
El argumento central de tales reformas radica, según la exposición de motivos que dio origen a tales modificaciones, en que el sistema penal se encuentra colapsado e inmerso enuna decadencia provocada por la corrupción y la impunidad, de corte inquisitivo, poco transparente, que no garantiza lo suficiente los derechos de las partes, no favorece la igualdad procesal, provocando entre otras consecuencias, la sobrepoblación carcelaria en el país; asimismo, dicta las bases para un sistema penal acusatorio oral, regido por los principios de contradicción, concentración,inmediación, publicidad, y un equilibrio procesal adecuado entre la defensa, el acusado y las víctimas; y el último objetivo es que dota a lo órganos del Estado de mayores elementos para combatir la delincuencia organizada[1].

2. DERECHO PENAL DEL ENEMIGO

El Derecho penal del enemigo, según su más destacado defensor en el presente —Günther Jakobs—, se caracteriza por tres elementos(Jakobs y Cancio Meliá, 2006):
a) se constata un amplio adelantamiento de la punibilidad; el punto de referencia del ordenamiento penal, se encuentra proyectado hacia el hecho futuro, en lugar de lo que es habitual, en el hecho cometido; b) las penas previstas son desproporcionadamente altas; y c) determinadas garantías procesales son relativizadas o incluso, suprimidas.
En relación con estaideología, Jakobs (Bustos Ramírez y Hormazábal, 2006) señala que el Derecho penal conoce dos polos o tendencias de sus regulaciones. Por un lado, el trato con el ciudadano, en el que se espera que éste exteriorice su hecho para reaccionar, con el fin de confirmar la estructura normativa de la sociedad, y por otro, el trato con el enemigo, que es interceptado muy pronto en el estadio previo de supeligrosidad. Es decir, ya no es el hecho perseguido, sino la persona por su peligrosidad.
El delincuente se convierte en un enemigo que no goza del estatus de ciudadano. Por esa razón, en unas ocasiones se le limitan y en otras se le suprimen sus garantías procesales, ante la infidelidad al derecho que protagonizó
al violar la norma penal:
[…] Quien no presta una seguridadcognitiva suficiente de un comportamiento personal, no sólo no puede esperar ser tratado como persona, sino que el Estado no debe tratarlo como persona, ya que de lo contrario vulneraría el derecho a la seguridad de las demás personas[…] (Jakobs y Cancio Meliá, 2006: 47).
Sin embargo, esas ideas no son nuevas, y se encuentran teñidas por el iuspositivismo naturalista del siglo XIX, que distinguíaentre los culpables y los peligrosos, y estos últimos carecían del carácter de personas.
El discurso de Jakobs ha pasado de una mera descripción a un programa político-criminal:
[…] Influenciado —quizás con justa razón—, por los ataques terroristas del once de septiembre de dos mil uno en Nueva York, del once de marzo de dos mil cuatro en Madrid y de siete de julio de dos mil cinco...
tracking img