Derecho penal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4431 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 15 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN
U.E. FE Y ALEGRÍA “LA INMACULADA”
BARINAS ESTADO BARINAS



Profesora: Alumna:
Sandra Valero Quintero, Marianny. Nº 26C.I. 24.807.435

Barinas, Febrero del 2010
Barinas, Febrero del 2010

Barinas, Febrero del 2010
Barinas, Febrero del 2010
Barinas, Febrero del 2010
Barinas, Febrero del 2010
Barinas, Abril de 2010

CÀPITULO Nº I

Esa mañana el padre Pernìa enterró a Sebastián, un muchacho joven que al parecer todos en Ortiz lo apreciaban mucho; Carmen Rosa una muchacha que quería mucho a Sebastiánera la más afectada por su muerte. Cuando lo fueron a enterrar ya casi no lloraba porque la muerte de Sebastián era sabida por todos. Ésta por tanto llena de tristeza arrastraba los pies mientras caminaba.
Dos mujeres la acompañaban, por un lado la madre, doña Carmelita, que lloraba, pero no tanto por Sebastián, sino por el dolor que esta muerte le causó a su hija; por el otro lado Marta suhermana embarazada que refunfuñaba por el paso tan lento. En el trecho final cargaron la urna cuatro hombres como Sebastián, entre ellos estaba un primo de Sebastián quien de pequeño había jugado con Carmen Rosa y aparte siempre estuvo enamorado de ella.
Al llegar al cementerio, Carmen Rosa vio un letrero que decía: “No Salte la tapia para entrar, pida la llave", como la tapia no era muy alta a todosles pareció mejor saltarla.
Luego procedieron a enterrar a Sebastián, Carmen Rosa no vio cuando lo enterraron ya que apretó con mucha fuerza los ojos para no ver.
Después regresaron a casa por donde mismo habían ido al cementerio, pero ya sin luz.
Esto fue un día domingo pero nadie estaba pendiente de eso, les daba igual que fuera martes o domingo, pero aun así el padre Pernìa no dejó derecordar la misa de todos los domingos.
Carmen Rosa regresó a su casa acompañada de su madre y varias personas que no se despedían de ella porque no tenían el ánimo de hacerlo.
El patio era el más hermoso de Ortiz, porque Carmen Rosa cuidaba muy bien de él, cortaba las hojas secas, se encargaba de regarlo siempre, nunca dejaba que en el tallo de los árboles se desbordarán de hojas.
Aunque no todas lasrosas y árboles estaban sembrados por ella, ya que habían unos árboles tan viejos que ella no había nacido aún cuando los árboles habían sido sembrados.
Carmen Rosa se quedó sentada en una silla y dejó que pasara la tarde allí. Cuando se dio cuenta ya era de noche, en un amplio salón de una casa había una tienda que era atendida por doña Carmelita, esta estaba ubicada justamente en la esquinade la manzana; Carmen Rosa oyó una voz que decía: “Medio kilo de café doña Carmelita”, era Nicanor un monaguillo que la acompañó al entierro de Sebastián; luego llegaron unas mujeres y Carmen Rosa oyó los murmullos en voz baja y respetuosa de estas, los trajines de doña Carmelita atendiéndolos y luego éstas salieron de la tienda.
Ya era de noche y Carmen Rosa seguía inmóvil con sólo la luz quedoña Carmelita traía consigo, luego Olegario se acercó a ella y le dijo “Buenas noches, niña Carmen Rosa, la acompaño en su sentimiento”. En ese instante sonaron las campanas de la iglesia, Carmen Rosa se sorprendió porque no sintió pasa las horas pero igual que todos los domingos, cuando dijeron “El ángel del Señor anunció a María y ella respondió “Y recibió por obra y gracia del Espíritu Santo.CAPÍTULO Nº II

Llegó la noche y Carmen Rosa seguía igual de inmóvil, ya la sombra habían borrado los colores de las flores y el perfil de las matas. Todos en Ortiz hablaban de las casas muertas, de los abuelos que la habían vivido, de los padres que la habían pronunciado y los niños que vivían entre relatos y añoranzas. En ningún otro lado se había...
tracking img