Derecho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2381 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 1 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
AJENIDAD*. 1. Ajenidad, Bilaterali-
dad, Contratos de actividad.
1.1. El Derecho Civil clásico, propio del
Estado Liberal hizo de la actividad huma-
na, objeto o materia prima contractual.
Allí están desde el punto de partida del
Código de Napoleón, los contratos que sin
pretensión dogmática podríamos denomi-
nar descriptivamente como contratos de
actividad. Son aquellos en que laenergía o
el hacer del hombre constituye el elemento

primordial que da razón de ser al contrato.
El arrendamiento de obra, el depósito, el
mandato . . . tienen como obligación esen-
cial de una de las partes "el activo", el hacer
humano.
Pero esa actividad se cumple en condi-
ciones tales que el enlace entre la fuente
humana del esfuerzo y la proyección u ob-
jetivación de laenergía, en el mundo exte-
rior, se opera en forma autónoma, sin inter-
ferencias.
Así, el depositario compromete su activi-
dad para cuidar la cosa depositada; el man-
datario para realizar el cometido encomen-
dado y el arrendador de obra su esfuerzo
para la realización del objeto u obra come-
tida. Pero en estos casos en el ciclo entre la
voluntad y la materialización del esfuerzo
en elmundo real, no se produce ninguna in-
terferencia ni interpolación de voluntad
ajena a la del activo. El contratante con el
activo queda librado al contralor del cum-
plimiento de lo pactado, pero la prestación
de actividad se ejerce autónoma y libre-
mente.
1.2. El contrato de trabajo significa una

revolución en esa concepción de la activi-
dad y esfuerzo del hombre como materiacontractual.
Normalmente el hombre tiene un ciclo
en que se manifiesta su libertad. La opera-
ción sicológica de la voluntad, materializa-
da por el uso de los poderes o facultades fí-
sicas o intelectuales del hombre, lo convier-
te al hombre en el usufructuario de ese es-
fuerzo o sea de la proyección de su voluntad
en el mundo real. Esto es así, ya sea en el ac-
to más trivial decaminar, como en el más
trascendental o complejo de escribir un li-
bro. El contrato de trabajo en tanto contra-
to supone consenso y dicho consenso impli-
ca una ajenidad común a todo contrato, de-
rivada del encuentro recíproco de dos vo-
luntades ajenas.
Pero esta ajenidad vulgar, genérica y ob-
via en todo contrato, que no es otra cosa que
la consecuencia de la pluralidad de volun-tades jurídicas, no es la ajenidad técnica y
específica del contrato de trabajo, sino en
definitiva la bilateralidad. La ajenidad del
contrato de trabajo no el condicionamiento
de una u-ogramación determinada, pun-
tualmente por el enlace convencional –
que es en definitiva la bilateralidad-- sino
una particular situación de la voluntad y de
la actividad que se encuentra en el contratodominada totalmente, en forma ilimita-
da --excepto el respeto de los derechos co
mo persona-- no programada e indetermi
nada,
Bilateralidad y ajenidad como es obvio
no coinciden. La bilateralidad importa do
lados en la relación jurídica, dos polos qu
con su encuentro por el consenso dan vid
al contrato. Pero la bilateralidad no es ca
lificante de la relación. Denota la existen-
cia delenlace de dos voluntades pero no ca
lifica ni da el signo de la naturaleza de la re
lación. La ajenidad en cambio, en sentido
propio, presupone la bilateralidad (al deci
trabajo para otro supone una relación entr
dos sujetos de derecho). Pero además des-
cribe el acto de apropiación de la energía
de la usina de voluntad del hombre por un
ajeno, por un tercero. La revolución del con-
tratode trabajo consiste en la interpolación
o interposición de otro sujeto de derecho en
tre el momento de la voluntad y el momen
to de la actividad o el esfuerzo.

La ajenidad es en realidad esa interpola-
ción del otro, del ajeno (allienis) en la direc-
ción y en la apropiación del esfuerzo en tan-
to materialización en el mundo real de la
voluntad del hombre. La relación jurídica...
tracking img