Descartes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (972 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tomado de: DESCARTES. René. Discurso del método 1637. Losada. Buenos Aires. 1964.pp. 65-68.

El cogito ergo sum.

Una vez establecidas las reglas "provisionales" del nuevo método, Descartes laspone a prueba enseguida aplicándolas a todas las convicciones y opiniones, sean comunes o científicas. Y el primer resultado indubitable de esta aplicación es el cogito ergo sum, el principiofundamental del cartesianismo.

1.1 El engaño de los sentidos y el "pienso, luego existo"

No sé si debo hablaras de las primeras meditaciones que hice, pues son tan metafísicas y tan poco conocidasque tal vez no serían del agrado de todo el mundo. Y, sin embargo, para que pueda juzgarse si los fundamentos que tomé son bastante firmes, de algún modo me veo obligado a hablar de ellas. Hacía muchotiempo que, respecto de las costumbres, había advertido que a veces es bueno seguir opiniones que sabemos son bastante inciertas, como si fueran indudables, como ya hemos dicho antes; pero, comoahora sólo deseaba dedicarme a la investigación de la verdad, pensé que era preciso que hiciera todo lo contrario y que rechazara como absolutamente falso todo aquello en que pudiera imaginar la menorduda, a fin de ver si después de eso no quedaría algo en mi creencia que fuera completamente indudable. Así, a causa de que nuestros sentidos nos engañan a veces, quise suponer que no hay nada que seacomo ellos nos lo hacen imaginar. Y puesto que hay hombres que se equivocan razonando, aun respecto de las más simples materias de la geometría, y hacen en ellas paralogismos, juzgando que yo estabaexpuesto a errar como cualquier otro, rechacé como falsas todas las razones que antes había tomado por demostraciones. Y por último, considerando que todos los mismos pensamientos que tenemos, estandodespiertos, nos pueden venir también cuando dormimos, sin que haya entonces ninguno que sea verdadero, me resolví a fingir que todo lo que alguna vez me había penetrado en el espíritu no era más...
tracking img