Discurso sobre narcotrafico.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (805 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA SOCIEDAD DE NADIE.

“Son muy generosos con las sociedades de sus pueblos habituales. En general, meten la luz, ponen comunicaciones, carreteras, caminos, por cuenta de ellos. Son muy generosos,muchas veces, también construyen alguna iglesia o una capilla por ahí. En algunos pueblos muy remontados de las sierras, en donde ni el Gobierno tiene recursos para actuar, los narcotraficantes hacenobras muy significativas para la comunidad”. Dicho por el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Carlos Aguiar Retes.
Y es así como empezó el problema, este problema que ahora sehace presente de manera significativa en nuestras vidas, en nuestra sociedad, en nuestro mundo y el problema no es exactamente la presencia de estos si no nosotros mismos que los empezamos a aceptaren nuestra sociedad desde años atrás, nosotros que admirábamos a aquellos hombres y jóvenes con “poder” que pueden acabar con la vida de un simple “mortal” cuando se les venga en gana.

“CiudadObregón, una de las 10 mejores ciudades para vivir en México”. Muchos tuvimos la oportunidad de apreciar este titulo en la prensa y otros medios de comunicación, viajábamos, recorríamos ciudadesalardeando de todo aquello que nuestra queridísima Obregón nos brindaba, y aquí estamos ahora lamentando la muerte de nuestros vecinos, amigos, conocidos y exigiendo a las autoridades la seguridad que hemosperdido.

“Nido de narcotraficantes, en cada esquina esta la casa de alguno.” Y en cada uno de nosotros el amor por uno. ¿Cuando fue que empezamos a caminar creyendo que la vida de estas personas eraalgo para admirar? ¿Cómo fue que comenzamos a aceptar las gracias de nuestros queridos amigos, esos que “pueden más”?

Mientras yo platicaba fuera del aula con el hijo de nadie la guerra empezaba aformarse, las justificaciones que yo daba en defensa de mi amigo eran interminables, los miedos y creencias se quedaban rezagadas en el ultimo asiento del salón de clase, de un día para otro...
tracking img