Documentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2879 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carolina Galindo - Colombia Universidad del Rosario Adolfo, Chaparro, Cultura política y perdón

El perdón, dice Derrida, se ha universalizado como práctica, como creencia y como concepto. Está en el horizonte de toda geopolítica, en el fondo de la juridicidad sobre pena de muerte, derechos humanos, crímenes de lesa humanidad y, especialmente, en los procesos de reconciliación y terapiacolectiva que acompañan los más diversos conflictos en todo el mundo. Colombia cuenta con una corta pero intensa formación católica que ha irradiado la cultura del perdón a las instituciones básicas, las costumbres políticas y las prácticas económicas. Sin embargo, sólo un análisis crítico de la propia tradición nos da luces para entender cómo el perdón pasa de ser una práctica común a una suerte deimposible que pone en abismo los afectos, las relaciones sociales, los proyectos políticos e incluso las discusiones científicas e intelectuales. De otra parte, el perdón ha terminado siendo un pretexto para obviar las instancias −no sólo jurídicas− que están autorizadas para dirimir sobre las reglas básicas de convivencia entre los individuos, entre las comunidades, entre éstas y las institucionesdel Estado. El resultado de esta práctica de "el que peca y reza empata" ha sido una proliferación insospechada de ilegalismos que parecen ya inherentes al desarrollo del país. Los más optimistas dirán que el país ha sabido manejar la ilegalidad, la guerra y el conflicto social como un mal necesario de los procesos de modernización –"el país va mal pero la economía va bien". Los más pesimistaspiensan que el maremagnum de la guerra hará que lo imperdonable se traduzca en lo inexpiable, lo impagable, lo no negociable, tanto a nivel jurídico como socioeconómico y político. Los más realistas consideran que, sin desconocer la víctima como última instancia del perdón, lo imperdonable no debe impedir procesos, juicios y reparaciones surgidos de un acuerdo mediado por el Estado. Aunque nadie tieneaún la fórmula para lograr una mínima comprensión entre las partes, se supone que el recurso a formas de racionalidad compartida −un proyecto de nación, cierto consenso sobre política social, la reconstrucción histórica de casos, los principios del Derecho Internacional humanitario−

1

son la única garantía para que lo imperdonable no termine por confundirse con lo incomprensible. En estecruce de perspectivas, el texto de Cultura política y perdón ha resultado especialmente pertinente en Colombia. Veamos el desarrollo del texto desde dentro. De entrada, no es fácil encontrar los hilos que teje el perdón entre la política y la cultura. En este sentido el título del libro es más una invitación al pensamiento que una confirmación de procesos históricos incorporados al comportamientocolectivo. Sin embargo, podemos suponer, por vía negativa, a punta de contraejemplos y experiencias amargas, que la pretensión de separar lo religioso, lo cultural o lo académico de la política, ha terminado por convertir a la política misma en un negocio entre amigos −sean de la democracia o de la dictadura− más que en una auténtica preocupación por los asuntos de la polis. A nuestro juicio, elvalor de la entrevista de Michel Wieviorka a Derrida Política y perdón, traducida por nosotros para la ocasión, es justamente la reformulación de lo político desde lo personal, lo cultural, lo religioso y lo puramente conceptual, considerados como el plano incondicionado del perdón. Dado que la entrevista inspiró el evento y sirve de pretexto a las discusiones de fondo que pueda suscitar el libro, lehemos reservado un carácter introductorio. Al deconstruír la tradición religiosa de la práctica del perdón, Derrida pone en evidencia la carga semántica que une nuestro discurso sobre Derechos Humanos con esa tradición. En el horizonte de su definición última, justificamos los derechos inalienables del Hombre y de los individuos, por un recurso a eso que en el hombre habría de sagrado y que lo...
tracking img