Editorial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (687 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Editorial) La autoridad ja, ja
El Gobierno, una vez más, ha validado el delito como método para negociar la ley

Miércoles 21 de marzo de 2012 - 07:00 am
Por más de una semana, mineros dediversas regiones del país bloquearon las carreteras Panamericana e Interoceánica, quemaron autos, destruyeron propiedad pública y privada, se enfrentaron a la policía usando bombas molotov, intentaron tomarun aeropuerto y un mercado y obligaron a todos los negocios de la ciudad de Madre de Dios a cerrar con una pérdida que la Cámara de Comercio del lugar calculó en 1,5 millones de soles diarios. Trespersonas murieron. Los manifestantes pedían la derogación de los decretos legislativos recientemente promulgados que tipifican la minería ilegal. Fue con ese objeto que cometieron esta serie de delitostipificados en el Código Penal.

El lunes, como quien comienza bien la semana, el Gobierno decidió premiar estos delitos cediendo frente a una parte de quienes así protestaban (los llamados“mineros informales”). De esta forma un grupo de protestantes obtuvo el derecho a que la ley no se le aplique en, al menos, un año más. Y decimos “al menos” porque, ni bien cruzó el umbral de la Presidenciadel Consejo de Ministros, donde acababa de firmar el acta estipulando este plazo, el presidente de la Federación Minera de Madre de Dios declaró que no creía que en ese año lograsen formalizarse y quela fecha seguramente se tendría que prorrogar.

Con esto, el Gobierno ha dado un pobre espectáculo nuevamente. Puede que efectivamente haya buenos motivos para exceptuar de la aplicación inmediata delos decretos a los mineros llamados “informales”, si es que los requisitos para ser formal en el sector minero son irracionales y económicamente inviables. Pero eso no es algo que el Gobierno debió“descubrir” luego de la violencia y consignar en una de esas actas-tratados-de-paz que en el Perú se firman entre particulares y gobernantes un día sí y otro no. En otras palabras, debieron...
tracking img