El aborto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3381 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cristianismo

En el antiguo testamento no se menciona el aborto voluntario, aunque el aborto causado debido a luchas externas aparece penalizado. La ley hitita era similar en este punto. Las leyes asirias sin embargo, penalizaban incluso el inducido, quizás porque el Estado necesitaba guerreros para su ejército [cita requerida]. Bajo la influencia griega, la versión Septuaginta del Éxodo 21:22hizo una distinción entre un feto no formado o formado, estando el último tratado como una persona independiente.[58] Esta distinción entre un estado temprano y tardío del feto era bastante común en el mundo antiguo, y fue defendida por Aristóteles al distinguir entre almas y sub-almas humanas. Así, el tiempo de la entrada de un alma humana era comentado por Aristóteles a los 40 días después de laconcepción para un varón y 90 para una hembra. Muchos teólogos católicos aceptarán luego esa herencia aristotélica de diferente manera; entre ellos Tertuliano, Orígenes, Agustín y Tomás de Aquino.

Por su parte, la teoría de que el alma humana no entra en el cuerpo hasta el nacimiento fue defendida por Platón y fue sido determinante para la ciencia legal Romana. Sólo raramente el aborto fuetratado como un homicidio, incluso cuando esto era punible. En el lado opuesto tenemos sobre todo a los Pitagóricos, quienes pusieron énfasis en el culto a una noción de medicina-religión para poscribir el aborto, algo con lo que alineará Hipócrates. En el cristianismo primitivo encontramos un culto privado de Asia menor, quizás pitagórico, que es conocido por haberse opuesto al aborto. Tambiénalgunos pensadores griegos y romanos se oponián al aborto por otras razones que la de la humanización sino por suponer una interferencia en el derecho del padre respecto al niño.[59]
[editar] Catolicismo

Históricamente, no siempre el magisterio de la Iglesia católica ha condenado el aborto como homicidio o asesinato, aun cuando se hayan dado discusiones teológicas sobre el momento de la creacióndel alma (véase, por ejemplo, el artículo traducianismo). Los padres de la Iglesia no han sido unánimes en los criterios de reprobación del aborto.

Pedro Lombardo comenta en el siglo XI la primera referencia al aborto que existe en marco cristiano: la presente en Éxodo 21:22 en donde se distinguem dos tipos de aborto: uno que suprime a un ser humano ya formado y con alma humana - y en cuyo casoes homicidio - y otro en el que se elimina a un ser "informe" y sin alma propiamente humana, por lo que se debía pagar una multa. Más tarde, Santo Tomas[60] se adhiere a esa tesis aristotélica afirmando por tanto una diferencia en el pecado. Así, en sus Comentarios a las Sentencias de Pedro Lombardo (III) se suma a la tesis aristotélica de que el alma entra a los 40 días en el caso de varones y 90en el de hembras.[61] Santo Tomás asume además un punto de vista un tanto moderno al dejar a la embriología una mayor precisión del tiempo para corregir éstos aspectos con más exactitud.[62]

* Al principio, el embrión tiene un alma sólo sensitiva que es sustituida por otra más perfecta, a la vez sensitiva e intelectiva, como trataremos exhaustivamente más adelante. Summa Theologica I, q. 76* En la generación del hombre lo primero es lo vivo, luego lo animal y por último el hombre. Summa Theologica II-II, q. 64
* Debemos observar una diferencia entre el proceso de generación en el hombre y los animales del del aire o el agua. La generación del aire es simple ya que sólo dos formas substanciales aparecen; una que es desplazada y otra que es inducida. Y todo esto tiene lugaren un instante y a la vez, de manera que la forma del agua permanece durante todo el periodo precediendo a la inducción de la forma del aire. Por otro lado, en la generación de un animal aparecen diversas formas substanciales: primero el semen, luego la sangre y así hasta que encontramos la forma de un animal o un hombre. Sobre el poder de Dios, q. 3, a. 9, ad 9. Cf. Summa Contra Gentiles, II,...
tracking img