El arte de decir lo verdadero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 38 (9461 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Arte de Decir lo Verdadero

Prof. César Grinstein
Centro para el Aprendizaje en Organizaciones

¿Por qué nos resulta difícil conversar?

En este trabajo me propongo explorar las dificultades e incompetencias que impiden una comunicación productiva, y generan en la gran mayoría de los casos quiebres y resentimiento mutuo.
Vamos a revisar algunas distinciones en el lenguaje que,utilizadas con humildad, comprensión y respeto, prometen mejores resultados cuando nos embarcamos en conversaciones decisivas, en las cuales se ponen en juego cuestiones sutiles y complejas, que impactan sobre nuestras posibilidades y las de quienes nos rodean.

En general, el primer inconveniente para conversar productivamente surge de la actitud básica que toman los interlocutores. Tanto en la vidaprofesional como en la personal, al conversar dedicamos mucho menos tiempo a realizar preguntas que a explicar nuestra forma de ver. Intentamos imponer nuestro propio punto de vista, sin explorar las perspectivas de las otras personas. Llegamos a suponer, incluso, que quienes no comparten nuestro modo de ver las cosas, lo hacen porque siguen algún motivo secreto, o son guiados por alguna intenciónoculta. Como consecuencia, comenzamos a preocuparnos por “adivinar” esos motivos e intenciones pero, claro, no declaramos que eso es lo que estamos haciendo, generando nosotros también una “agenda oculta” que termina por hacer que aquello que es dicho en la conversación sea tan sólo una mueca deformada de lo que realmente estamos pensado. De uno y otro lado.

Tal como lo veo, el primer granerror en el que caemos es suponer que podemos acceder a conocer las “intenciones” de los demás. Observamos un comportamiento, una serie de acciones que el otro lleva a cabo, e inmediatamente le asignamos una intencionalidad. Olvidamos sin embargo que no existe nada en nuestro sistema nervioso (ni en el resto de nuestra biología) que nos permita conocer los pensamientos de los otros seres humanos.Todo lo que podemos ver son acciones, conductas. Basados en esas acciones que observamos, articulamos una historia, una explicación sobre las razones de tal comportamiento, pero mientras las acciones les pertenecen a los otros, las interpretaciones nos pertenecen a nosotros.
Ken Wilber en su hermoso libro “Breve historia de todas las cosas” se refiere a esta imposibilidad de acceder directamente alo que está en la mente de las otras personas, cuando nos dice:
“Un experto del cerebro, un neurofisiólogo () puede llegar a saberlo todo sobre mi cerebro y, sin embargo, ignorarlo todo sobre los contenidos concretos de mi mente porque, para conocer esos contenidos, tendrá que hablar conmigo.()
Se trata de algo realmente extraordinario porque, en el caso de que quisiera saber lo queestá ocurriendo en mi mente, sólo tendría una forma de saberlo, preguntármelo. No existe absolutamente ninguna otra forma de que alguien pueda saber cuáles son mis pensamientos a no ser que me lo pregunte, que hable y se comunique conmigo. Y si no quiero decírselo, jamás llegará a saber el contenido concreto de mis pensamientos. Evidentemente, puede torturarme y forzarme a decírselo pero, aun enese caso, el hecho seguirá siendo el mismo porque, para ello, deberá obligadamente hablar. ()
En otras palabras, (cualquiera que deseara saber lo que está en mi mente) deberá implicarse en un Diálogo – no en un monólogo -, deberá comprometerse en un intercambio intersubjetivo y dejar de estudiarme como un objeto de investigación empírica, como un objeto de su mirada empírica.”

Tenerpresente esta sutil cuestión, digo yo, es de central importancia al comenzar una conversación delicada.

En segundo lugar, nos abocamos al “convencer improductivo”. Entregamos nuestros propios puntos de vista en la forma de productos terminados, sin exponer jamás nuestros procesos de pensamiento. De esta manera, nuestros interlocutores no pueden conocer los datos que hemos manejado para arribar a...
tracking img