El caso leo taxil

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3281 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Caso Leo Taxil
Franc-masonería, anti-semitismo y satanismo
El carácter católico de la franc-masonería originaria es tan indiscutible hoy como el trabajo realizado por los protestantes en su interior tras la dimisión de Christopher Wren al frente de los gremios operativos. Anderson y Desaguliers sustituyeron los contenidos católicos por un vago moralismo religioso inspirado en elcristianismo. Hasta que un sector de la masonería francesa no lo cuestionó, la Biblia permanecía abierta en las páginas del Evangelio de San Juan. Se pedía a los afiliados que creyeran en Dios como "el Gran Arquitecto del Universo" y fueron muchos los católicos -como Joseph de Maistre y los primeros masones españoles- que militaron en las logias.
Pronto surgió el enfrentamiento con la Iglesia. Desde la EdadMedia el papado había visto con recelo que alguien pretendiera arrebatarle el monopolio del terreno espiritual. Las órdenes militares (templarios, pero también hospitalarios y teutónicos) habían sido perseguidas por sus rituales y ceremonias secretas realizadas extramuros del catolicismo; otro tanto ocurrió con las hermandades artesanas. El "revival" de la masonería en el siglo XVIII, queconservaba todavía su carácter esotérico e iniciático, avivó los recelos y las desconfianzas. Fue así como el papado encargó al Santo Oficio la represión contra la orden masónica, "por causas que solo nos sabemos", como decía la bula papal.
Esta represión fue utilizada como excusa por el sector laico de la masonería que pretendía excluir el esoterismo y los ritos iniciáticos de la orden. A partir definales del siglo XVIII y en el último cuarto del siglo XIX, la masonería impulsó distintas corrientes anticatólicas: positivismo, ateismo, republicanismo, laicismo, etc. que tenían como denominador común el "librepensamiento".
En todo Occidente los librepensadores estaban mayoritariamente ligados a las logias y adoptaron a la Iglesia como "enemigo principal". Esto se tradujo en medidasespectaculares contra el clero: desamortización de Mendizabal en España, y medidas parecidas en Francia, ocupación de los Estados Pontificios por los revolucionarios masones y carbonarios italianos, etc. La iglesia reaccionó: todo lo que no estaba con ella, estaba contra ella. Todo lo que estaba contra ella, era obra de Satanás. Luego, la masonería era obra de Satanás; tal era el razonamiento del papado quese apoyaba en un anticristianismo efectivo del sector mayoritario de la masonería. Este clima enrarecido fue caldo de cultivo para personajes de baja catadura que se aprovecharon del encono recíproco entre masonería y papado. Leo Taxil fue uno de ellos, no el único, pero sí el que más ligado está a la mitología de una masonería satánica.
Su verdadero nombre era Gabriel Jogand-Pagés y ya desde muyjoven había mostrado sus habilidades mistificadoras. En Marsella, su ciudad natal, publicó que las aguas del puerto estaban infestadas de tiburones; centenares de marineros se lanzaron en busca de los escualos armados con arpones; todo era una falacia. Apenas era un adolescente y ya había dado que hablar. El padre de uno de sus compañeros de estudios era franc-masón y el joven Jogand-Pagés seinteresó por la asociación. Este caballero disponía de una buena biblioteca con algunas obras de inspiración católica que consideraban a la masonería como el brazo ejecutor del diablo contra la cristiandad. A partir de entonces Jogand-Pagés jamás apartaría de su cerebro la supuesta relación entre logias masónicas y culto diabólico. En esas fechas ya está comprometido con republicanos radicales ypretende ganar Bélgica donde se encuentran exiliados dirigentes de esta corriente. Detenido en la frontera es enviado a un correccional donde conocerá a Frédéric Demetz, magistrado juez, discípulo del ocultista Fabre d’Olivet. Por ese mismo correccional había pasado hacía unos años, otro joven que luego daría mucho que hablar en medios esotéricos, Saint-Yves d’Alveydre. Cuando Jogand-Pagés recupere...
tracking img