El derecho constitucional como derecho del estado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 39 (9501 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DERECHO CONSTITUCIONAL COMO DERECHO DEL ESTADO

—Javier Pérez Royo—

1.1 EL DERECHO CONSTITUCIONAL COMO DERECHO DEL ESTADO

“El más fuerte no lo es nunca lo suficiente para ser siempre el amo, si no transforma su fuerza en derecho y la obediencia en deber. De ahí el derecho del más fuerte”. Son las palabras con las que J. J. Rousseau inicia el Capítulo III del Contrato Social que llevapor título: “El derecho del más fuerte”.

Pienso que constituyen un buen punto de partida para la exposición de un Curso de Derecho Constitucional. Aunque, como vamos a ver detenidamente a lo largo del mismo, la Constitución es vocacionalmente lo contrario del derecho del más fuerte y del tipo de dominación que bajo la fórmula se expresa: partir de él es sumamente útil para delimitar nuestroobjeto de estudio.

Y lo es, porque lo primero que debe resaltarse es que en la historia de la convivencia humana, si prescindimos de sus formas de manifestación más primitivas, el poder político, esto es, la dominación de unas personas sobre otras ha existido siempre. Dicho poder ha tendido siempre a afirmarse establemente y de hecho lo ha conseguido a través de su traducción en algún tipo denorma, transformando de esta manera la fuerza en derecho y la obediencia en deber.

La Constitución no es, por tanto, la primera forma jurídica de ordenación del poder conocida en la historia. Al contrario. Es la última. Antes que ella ha habido muchas otras, algunas escritas y la mayor parte no escritas. En este sentido la Constitución es una forma más de ordenación jurídica del poder entre todaslas históricamente conocidas.

La pregunta se impone: ¿Qué es lo que singulariza a esta forma de ordenación del poder? ¿Qué es lo que la diferencia de las demás? ¿Por qué el Derecho Constitucional es un sistema distinto de transformación de la fuerza en derecho y la obediencia en deber?

Esta es la gran cuestión a la que se debe dar respuesta al iniciar la exposición de un Curso de DerechoConstitucional, ya que de dicha respuesta depende todo el desarrollo posterior.

La verdad es que la respuesta no es difícil de encontrar. Lo que singulariza a la Constitución en cuanto forma de ordenación jurídica del poder es el principio de igualdad. La Constitución es un resultado de la afirmación de dicho principio. No hay ni una sola Constitución que no haya partido de aquí: ni las de lascolonias americanas en el momento de la Independencia, ni la Constitución Federal de 1787, ni la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, ni la Constitución Francesa de 1791, ni la Constitución Española de 1812, ni ninguna otra. Todas las constituciones que iniciaron la aventura del Estado Constitucional, fuera el país que fuera, han sido normas basadas en el principio de igualdad.Esta tradición constitucional de la igualdad no se ha interrumpido nunca desde entonces.
Esto es lo que diferencia a la Constitución de todas las demás formas de ordenación del poder históricamente conocidas. Y es que, aunque hoy el principio de igualdad nos parezca algo tan obvio, tan evidente, que su mención como fundamento de la ordenación jurídica del poder resulte ocioso, no ha sido asídurante la casi totalidad de la historia de la convivencia humana. El punto de partida para la explicación del poder antes del Estado Constitucional ha sido siempre la desigualdad no sólo de ipso sino también de iure. Los hombres han sido considerados siempre a lo largo de la historia como desiguales por naturaleza. De ahí que las relaciones de dominación y subordinación personal entre unos y otros seconsideraran naturales. Y de ahí también que se considerara natural que tales relaciones tendieran a estabilizarse sin necesidad, por lo general, de su formalización expresa.

La explicación más clásica de este principio de desigualdad es la de Aristóteles en el Capítulo I de la Política: la justificación de la esclavitud por naturaleza: “Regir y ser regidos no son sólo cosas necesarias, sino...
tracking img