El evangelista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (892 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El evangelista 2 Tim. 4:5
I. Requisitos para los evangelistas.
A. Ser fieles. Hech. 16:1, “Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de unamujer judía creyente, pero de padre griego; 2 y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. 3 Quiso Pablo que éste fuese con él”. Obviamente el primer requisito es que seafiel. Véanse Hech. 6:3-5 (Esteban, Felipe); Hech. 11:24, Bernabé.
B. 1 Tim. 4:12, “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe ypureza”. Tito 2:7, “presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, 8 palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y notenga nada malo que decir de vosotros”.
C. 1 Tim. 1:19, “manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos”.
D. 1 Tes. 2:2, “pues habiendo antes padecido ysido ultrajados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición. 3 Porque nuestra exhortación no procedió de error ni deimpureza, ni fue por engaño, 4 sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones. 5Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo; 6 ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros”. Denuedo. Convicción. Nada deengaño. Valentía. No agradar a los hombres. Nada de adular.
E. 1 Tes. 2:7, “Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos … 11 así como también sabéis de quémodo, como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros”.
F. Mat. 10:28, “Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel...
tracking img