El federalista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1590 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Federalista”, de Hamilton, Madison y Jay

El Federalista es redactado inicialmente como una serie de artículos de periódico publicados por “Publio” en el período de debate sobre el texto constituyente norteamericano, que transformaría la antigua Confederación (que había mostrado sus deficiencias a lo largo de la Guerra de Independencia) en una Unión Federal. Esta pretensión era fuertementediscutida por quienes pretendían preservar ciertas atribuciones ligadas al concepto más clásico de soberanía y veían en consecuencia con malos ojos la potenciación del Gobierno federal. La obra es iniciativa de Hamilton, que busca como colaboradores a otros dos notables políticos de la época, Madison (que llegaría a ser Presidente de los Estados Unidos) y Jay (que acabaría siendo Gobernador delEstado de Nueva York). La autoría de ciertos pasajes, una vez desvelado el nombre de sus autores, sigue siendo un misterio, pues el primero y el segundo se la disputaron en vida.
Un valor añadido más de El Federalista es la propia personalidad de sus autores, y, especialmente, de su principal impulsor, Hamilton, que no rehuyeron en ningún momento la polémica. A fin de cuentas Hamilton murió en unduelo al que fue retado por un antiguo candidato a la Presidencia de los Estados Unidos.
Aprobada por la Convención Federal reunida en Filadelfia hace más de doscientos años, la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica es uno de los escasos documentos que, además de tener un valor intrínseco para la vida política de su país, han tenido una gran importancia para el pensamiento y laactividad política universales.
'El federalista', publicado por primera vez en 1780, es un testimonio claro de la extraordinaria dimensión de ese texto. Hamilton, Madison y Jay, tres pensadores que no se caracterizaron por su adhesión incondicional a los postulados de la Constitución, exponen en este libro, con sagacidad, honestidad y pasión, un claro análisis de ella; de lo que se dijo en su contra yde lo que se podía aducir a su favor. La teoría del gobierno representativo, el fundamento del equilibrio y la separación de poderes de todo régimen democrático, además del necesario mecanismo de frenos y contrapesos en las relaciones entre las instituciones fundamentales, son algunos de los principales temas aquí analizados.
Una revisión somera de la teoría contemporánea de la democracia que seda en el texto, ofrece el siguiente panorama: por un lado, usualmente cercano a la ciencia política, una valoración positiva de la forma efectiva de la democracia, es decir, la de tipo liberal y representativo, debida básicamente a tres argumentos: provee estabilidad, se respetan las libertades (los derechos humanos) y tienen altos niveles de legitimidad (de aceptación por parte de losciudadanos). Por otra parte, una crítica que, en general, disputa las conclusiones de los defensores de la democracia realmente existente. Así, se le suele criticar por ineficiente, por antidemocrática (por representativa y no participativa) y por liberal en oposición a social. La conclusión respecto de estas tres críticas permite sostener, a los opositores de la democracia liberal y representativa, que setrata de una forma de gobierno esencialmente ilegítima (aunque aquí legitimidad refiere no tanto a la aceptación de facto por parte de los gobernados, como al cumplimiento de ciertos principios).
El problema de fondo, si esta breve descripción del debate acerca de la democracia es correcta, consiste en identificar a la democracia posible. Este venerable tema clásico de la política, es decir, laoposición entre la realidad y los ideales, inaugurado por Platón en la República, sigue siendo el problema fundamental entre los defensores de la democracia liberal y representativa y sus críticos. Para los críticos, de derecha e izquierda, la democracia efectiva no es como debería ser. El problema, evidentemente, es el siguiente: la democracia, ¿podría ser como debería ser o sólo puede ser como...
tracking img