El miedo cuento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1259 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El
 Miedo
  Ramon
 del
 Valle
 Inclan
 
  Ese
 largo
 y
 angustioso
 escalofrío
 que
 parece
 mensajero
 de
 la
 muerte,
 el
 verdadero
 escalofrío
 del
 miedo,
 sólo
 lo
 he
 sentido
  una
 vez.
 Fue
 hace
 muchos
 años,
 en
 aquel
 hermoso
 tiempo
 de
 los
 mayorazgos, cuando
 se
 hacía
 información
 de
 nobleza
  para
 ser
 militar.
 Yo
 acababa
 de
 obtener
 los
 cordones
 de
 Caballero
 Cadete.
 Hubiera
 preferido
 entrar
 en
 la
 Guardia
 de
 la
  Real
 Persona;
 pero
 mi
 madre
 se
 oponía,
 y
 siguiendo
 la
 tradición
 familiar,
 fui
 granadero en
 el
 Regimiento
 del
 Rey.
 No
  recuerdo
 con
 certeza
 los
 años
 que
 hace,
 pero
 entonces
 apenas
 me
 apuntaba
 el
 bozo
 y
 hoy
 ando
 cerca
 de
 ser
 un
 viejo
  caduco.
 Antes
 de
 entrar
 en
 el
 Regimiento
 mi
 madre
 quiso
 echarme
 su
 bendición.
 La pobre
 señora
 vivía
 retirada
 en
 el
  fondo
 de
 una
 aldea,
 donde
 estaba
 nuestro
 pazo
 solariego,
 y
 allá
 fui
 sumiso
 y
 obediente.
 La
 misma
 tarde
 que
 llegué
 mandó
  en
 busca
 del
 Prior
 de
 Brandeso
 para
 que
 viniese
 a
 confesarme
 en
 la
 capilla
 del Pazo.
 Mis
 hermanas
 María
 Isabel
 y
 María
  Fernanda,
 que
 eran
 unas
 niñas,
 bajaron
 a
 coger
 rosas
 al
 jardín,
 y
 mi
 madre
 llenó
 con
 ellas
 los
 floreros
 del
 altar.
 Después
  me
 llamó
 en
 voz
 baja
 para
 darme
 su
 devocionario
 y
 decirme
 que
 hiciese examen
 de
 conciencia:
  -­‐Vete
 a
 la
 tribuna,
 hijo
 mío.
 Allí
 estarás
 mejor...
  La
 tribuna
 señorial
 estaba
 al
 lado
 del
 Evangelio
 y
 comunicaba
 con
 la
 biblioteca.
 La
 capilla
 era
 húmeda,
 tenebrosa,
  resonante.
 Sobre
 el
 retablo
 campeaba
 el
 escudo
 concedido por
 ejecutorias
 de
 los
 Reyes
 Católicos
 al
 señor
 de
 Bradomín,
  Pedro
 Aguiar
 de
 Tor,
 llamado
 el
 Chivo
 y
 también
 el
 Viejo.
 Aquel
 caballero
 estaba
 enterrado
 a
 la
 derecha
 del
 altar.
 El
  sepulcro
 tenía
 la
 estatua
 orante
 de
 un
 guerrero.
 La lámpara
 del
 presbiterio
 alumbraba
 día
 y
 noche
 ante
 el
 retablo,
 labrado
  como
 joyel
 de
 reyes.
 Los
 áureos
 racimos
 de
 la
 vid
 evangélica
 parecían
 ofrecerse
 cargados
 de
 fruto.
 El
 santo
 tutelar
 era
  aquel
 piadoso
 Rey
 Mago
 que
 ofreció
 mirra
 al
 Niño
 Dios. Su
 túnica
 de
 seda
 bordada
 de
 oro
 brillaba
 con
 el
 resplandor
  devoto
 de
 un
 milagro
 oriental.
 La
 luz
 de
 la
 lámpara,
 entre
 las
 cadenas
 de
 plata,
 tenía
 tímido
 aleteo
 de
 pájaro
 prisionero
  como
 si
 se
 afanase
 por
 volar
 hacia
 el
 Santo.
 Mi
 madre
 quiso
 que
 fuesen
 sus
 manos
 las
 que
 dejasen
 aquella
 tarde
 a
 los
 pies
 del
 Rey
 Mago
 los
 floreros
 cargados
 de
 rosas
  como
 ofrenda
 de
 su
 alma
 devota.
 Después,
 acompañada
 de
 mis
 hermanas,
 se
 arrodilló
 ante
 el
 altar.
 Yo,
 desde...
tracking img