El mito de la autoridad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (904 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El mito de la autoridad

o las cosas son más sencillas de lo que parece

Demasiadas veces las palabras inspiran respeto según quien las dice. Parece que la razón está en quien habla, digalo que diga, más que en lo que dice. Y nadie se atreve a discutirle. Aquí cuento una anécdota que va en este sentido.

A ciertas “autoridades” no siempre hay que tomarlas en serio. Por más queparezca que hablan ex catedra ya sabemos que a menudo se habla, se habla y se escribe pero al final no se dice nada. El problema que conllevan las palabras es que se supone que cuando una persona habla,está diciendo algo (sino, ¿para qué hablar?). Esta expectativa tan lógica aumenta exponencialmente cuando quien habla o escribe se le considera “autoridad en la materia”.

Rudolf Carnap, uno de loslíderes del Círculo de Viena, exigía que “Cuando uno hace una afirmación, también debe probarla”. Pero el tema que quiero traer aquí no es una afirmación de una “autoridad competente”, sino una preguntaque esta persona nos lanza. Y en este caso, puesto que el personaje en cuestión sólo pregunta pero no afirma, entonces ya no tiene nada que demostrar.

Me estoy refiriendo a una incógnita que elcélebre semiólogo Roland Barthes planteó a propósito de la escritura. La pregunta dice así:
“Las palabras están hechas de letras, de acuerdo, pero
¿de qué están hechas las letras?”.

Comenté estapregunta de Barthes entre un grupo de amigos, y lo hice con toda naturalidad, sin darle demasiada importancia, como si se tratara de una simple boutade -que es lo que en realidad pienso-. Para mí es comouna broma o un chiste, porque me parece que la pregunta es obvia. Y tú, que me estás leyendo, podrías tratar de responderla, lo que sería un buen ejercicio.

Pero a pesar de que no planteé en serio lapregunta de Barthes, la verdad es que logró descolocar a los presentes, como llevados por la presunción de que algo importante se debía encerrar en esta incógnita. Si el gran Barthes la puso...
tracking img