El monje que vendio su ferrari ( ultimos capìtulos)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (559 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 28 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MONJE QUE VENDIÓ SU FERRARI

En lo que resta del libro se menciona y explica los siguientes cuatro símbolos de aquella fábula nombrada en el sexto capítulo. Acá se nombra entonces al luchador desumo, lo cual simboliza la práctica del kaizen. Es acá donde Julián aclara que el modo más eficaz de conseguir mejorar nuestro mundo interior es a través de la práctica de una continua autosuperación.“El autodominio es el ADN del dominio de la vida”.

Ahora aparece el símbolo del cable rosa, por el cual se explica la importancia del poder de la disciplina si se quiere forjar una vida más plena yfeliz. También se habla a su vez de la fuerza de voluntad, la cual da a fuerza interior para ser fiel a los compromisos frente a los demás y sobre todo para con uno mismo, para actuar de forma correctaante un problema con quienes nos rodean, lo que impulsa a alcanzar lo que anhelamos. “La fuerza de voluntad es la virtud esencial de una vida realizada”.

Siguiendo con los símbolos encontrados en lafábula nos encontramos con el cronógrafo de oro, su enseñanza se da en virtud de respetar el tiempo propio. Quienes usan el tiempo sabiamente desde una edad temprana tienen la recompensa de una vida másrica y productiva, es decir, un tiempo bien organizado es la señal más clara de una mente bien organizada. Hay que fomentar una mentalidad de lecho de muerte, o sea, una manera nueva de ver la vida,algo que te recuerde que hoy puede ser el último día de vida y que por tanto hay que sacarle el máximo provecho, se debe simplificar la vida. “El tiempo es la mercancía más preciada y no esrenovable”.

En la fábula del Yogui Raman también se habla de unas rosas amarillas, en esta parte Julián recuerda el proverbio chino que dice “La mano que te da unas rosas siempre conserva algo e fragancia”, conesto se explica la gran virtud de servir desinteresadamente a los demás. Para cultivar una santidad debemos servir a diario a las demás personas, de una u otra manera; dar a quien lo piden....
tracking img