El pecado que mora en nosotros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2916 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ASIGNATURA: DOCTRINA DEL HOMBRE Y DOCTRINA DE CRISTO
ENSAYO
TÍTULO: SI QUIERES, PUEDES LIMPIARME …
Elaborado por: Letty Moreno.

Introducción
Dura y vergonzosa ha sido la experiencia del despertar a la conciencia de nuestra más profunda condición pecaminosa. No esa consciencia que nos inducía a justificar el pecado violador de la ética con excusas tradicionales: «Todos los hacen», «Esproducto del mal ejemplo». No aquella consciencia que nos hace repudiar al homicidio, a la fornicación, al robo, a la mentira, el rencor, la inmoralidad. Es una consciencia de pecado más profunda. Esa que nos hace sentir avergonzados de nuestras motivaciones más ocultas, difíciles de detectar con facilidad en medio de nuestras acciones generosas. Nos duele profundamente hasta el llanto desgarrador.Nos abate en la realidad de nuestra propia depravación, hasta sentirnos como totales leprosos morales que claman al Señor: «Si quieres, puedes limpiarme». Esto, en la convicción de que sólo El puede tocar tanta inmundicia sanando nuestro ser, sin correr el riesgo de contaminarse.

I. Perspectivas teológicas
Como Creador, Dios es dueño y Señor de todo el universo y tiene pleno derecho deestablecer sus normas, sobre las cuales no nos es permitido discutir ni solicitar explicaciones. Dios es la esencia misma de la justicia, El da significado a la justicia y la rectitud. Sus parámetros son la medida indiscutible de lo que es bueno, justo y moral.
En contraposición está el pecado que es todo aquello que en nosotros se resiste a la soberanía de Dios sobre su creación, raza humanaincluida. Grudem define al pecado como «no ajustarnos a la ley moral de Dios en hechos, actitudes o naturaleza. Aquí se define al pecado en relación a Dios y su ley moral. El pecado consiste no sólo en hechos individuales, tales como robar, mentir o asesinar, sino también en actitudes que son contrarias a las actitudes que Dios nos exige»1
Nótese la amplitud de esta definición donde a los hechospecaminosos se añaden las actitudes contrarias al pensamiento de Dios. Estas actitudes son tan difíciles de combatir que a veces no podemos ni siquiera identificarlas en nuestro interior hasta que nuestros ojos son abiertos al respecto por el Espíritu Santo.
El nivel de penetración del pecado en nosotros es expuesto por Grudem en los siguientes términos: «No es simplemente que algunas partes nuestrasson pecadoras y otras son puras. Más bien, es que cualquier parte de nuestro ser está afectada por el pecado: nuestro intelecto, nuestras emociones, nuestros deseos, nuestro corazón (el centro de nuestros deseos y procesos de toma de decisiones), nuestras metas y motivos, e incluso nuestros cuerpos»2 .
No quiere decir esto que no somos capaces de hacer algo bueno o moralmente aceptable. Sinembargo, muchas veces nos encontramos que aun en los actos que parecen sanos y buenos, hay motivos que pueden ser perversos, tales como, la necesidad egoísta de ser reconocidos, el ánimo oculto de saldar deudas por otros pecados, o la mera urgencia de sentirnos buenos y humildes.
Nuestra tendencia a cometer pecado es espontánea, no tiene que ser estimulada desde el exterior, más bien debe sercombatida desde nuestro interior. Al respecto, Pratt nos invita a meditar con sencillez:

Considere cuan fácilmente usted cae bajo la influencia del pecado. Nosotros no tenemos que inventar formas para apartarnos de Dios. No tenemos que planearlo. Todo lo que tenemos que hacer es bajar nuestra guardia y el pecado inflige su golpe maligno … ¿Qué tiene que hacer para enfriar su relación con Cristo?¿Qué debe hacer para arruinar su caminar con El? Usted no tiene que hacer nada. El pecado busca dominarlo, y si usted conscientemente no lo resiste, su caminar con Cristo se congelará. 3

Duro y ciertísimo golpe a nuestro ego es esta reflexión, mediante la cual nos topamos con la realidad de que el pecado está acechando todo el tiempo en nosotros. Si a esto le agregamos el estímulo que coloca...
tracking img