El rebusque, gente berraca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1094 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL REBUSQUE, GENTE BERRACA
En las calles de la ciudad de Cali o en cualquier otra en cualquier otra ciudad, podremos encontrar la gente del rebusque, hombres y mujeres luchadores dispuestos a ganarse el sustento diario por medio de dispendiosas, particulares y arduas tareas. Estas gentes que por lo regular nos pasan desapercibidas, se levantan muy temprano y a veces se acuestan muy tarde a causade los preparativos del producto o por aquello “del que madruga Dios le ayuda”. Estas labores por lo regular extenuantes, demandan todo su esfuerzo, su empeño y su esperanza, bajo la copiosa lluvia o bajo el recalcitrante sol, sobre todo el de 1 a 4 de la tarde.
La madrugada es el testigo mudo, de estos personajes sin nombre pero con oficio evidente, los necesitamos pero la mayoría del tiempolos ignoramos, sin embargo ellos continúan perseverantes, amigables y cálidos, por supuesto, una mala aptitud o un mal carácter pude mermar las ventas.
Un domingo en la mañana, día en que la mayoría de las familias caleñas descansan y reposan de sus trabajos, escuchamos en la distancia, el inconfundible sonido de una corneta que suena a base se presión, acompañada por aquella voz distorsionada,que se escucha en aquel megáfono a base de batería, ¡maaaaazamorra, maaaaazamorra!, se trata de uno de los vendedores más populares “el de la mazamorra”, viene montado en su tradicional triciclo de colores llamativos, este producto demanda 6 horas de preparación la noche anterior, consta de maíz, agua, algo de bicarbonato de soda que ablanda el maíz y algo a lo que llaman “espesura”, para queespese y todo esto se cocina de una sola vez a buen fuego, no importan de que estrato seas todos la disfrutan (1).
Bajo la sombra de una gran sombrilla de colores, es inolvidable el de los aguacates, este le compra los aguacates a algún amigo que se los vende “al por mayor”, a un muy buen precio y los vende a 1000, a 1500, a 2000 pesos cada uno o a lo que el comprador ofrezca. Se ubica en cualquieresquina, galería, por cualquier calle o empujando su carreta llena de esta fruta verde y brillante. El aguacate es el resultado de un cruce de frutas, porque en principio era una fruta toxica, en la actualidad es una de las más preferidas para acompañar “el famoso sancocho de gallina o de carne”, con una “bandeja paisa” o simplemente comerlo con sal y en casos especiales comerlo como mantequilla,en fin, el de los aguacates también suple una necesidad muy importante, por lo menos en nuestra cultura caleña (2).
El humo que sale de alguna parrilla nos puede indicar la cercanía de un puesto de arepas, “la de las arepas”, desde el día anterior cocina, lava, muele y le da forma a las arepas a base de maíz, a las 5 de la mañana el fogón ya esta prendido y listo para asarlas, su labor termina aeso de las 10:30 de la mañana (3) y al lado de ella otro rebuscador que vende sus empanadas, buñuelos y pandebonos en una vitrina, este se levanta más temprano porque la cocción de las empanadas y la hecha de de los buñuelos y pandebonos tiene que ser el mismo día porque estos se venden frescos, no hay nada peor que un buñuelo duro o una empanada vieja, esto no se puede disimular ni con ají (4).El de la refrescante piña recorre las calles de Cali desde el amanecer hasta el atardecer, incansable empuja día a día su carretilla mientras corta la piña en rodajas o las vende a 2000 o 3000 pesos enteras, el precio va de acuerdo con la cosecha, si es buena o regular, este hombre es un verdadero atleta y afronta con empuje la maratón del rebusque (5).
Si ves pasar una bicicleta forrada enescobas, recogedores y trapeadores puede tratarse de este rebuscador, que pedalazo a pedalazo hace su recorrido y ofrece su producto con la algarabía y alegría de su megáfono, “lleve la escoba, lleve el trapeador, lleve el recogedor”, definitivamente el campeón del equilibrio, para andar así en medio del atestado trafico Cali (6).
Quien pensaría que existiera una tienda de cacharro ambulante, pues...
tracking img